domingo, 28 mayo 2017
05:00
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sociedad

Espectacular atraco a un banco en Alicante

  • La Policía y la Guardia Civil han detenido a siete personas todos lituanos y ucranianos

Momento en el que la banda desarticulada atraca una sucursal bancaria de Agost
Momento en el que la banda desarticulada atraca una sucursal bancaria de Agost

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han detenido en San Javier (Murcia), Orihuela y Alicante a siete personas, seis hombres y una mujer, de nacionalidad lituana y ucraniana, como presuntos integrantes de una organización criminal especializada en cometer atracos en la costa mediterránea. El grupo estaba asentado en la zona sur de Alicante, actuaba con una "gran movilidad" y estudiaba meticulosamente sus asaltos que perpetraban siempre armados.

Los agentes les consideran responsables del asalto a un supermercado, una gasolinera y una entidad bancaria, donde lograron un botín de unos 144.000 euros, según ha informado el instituto armado en un comunicado. Además, presuntamente traficaban con hachís, del que se abastecían en Almería y Málaga para transportarlo, vía Alicante, hacia Lituania.

La operación se inició a finales del año pasado a raíz de un atraco en un supermercado de Alicante en el que, tras el cierre del establecimiento, tres personas encapuchadas y armadas con un revólver, irrumpieron en el interior y se apoderaron en una de las oficinas de una bolsa con cerca de 3.000 euros en efectivo.

Tras el robo, los agentes comenzaron la investigación y asociaron los hechos con otros de similares características producidos en la provincia de Alicante. Los investigadores determinaron que se trataba de los mismos autores que en el año 2014 habían atracado una gasolinera en San Vicente del Raspeig, donde sustrajeron 46.500 euros, y en una entidad bancaria en la localidad de Agost, en enero de 2016, donde consiguieron sustraer cerca de 94.000 euros.

Robos y narctráfico

Las investigaciones realizadas de forma conjunta llevaron a los agentes a determinar que el grupo criminal supuestamente mantenía un entramado "multi-delincuencial" dedicado a los robos con violencia y al tráfico de drogas, concretamente hachís, del que se abastecían en las provincias de Almería y Málaga para transportarlo, vía Alicante, hacia su país de origen en vehículos de alta gama "caleteados". Para proveerse de fondos económicos atracaban supermercados, entidades bancarias y gasolineras.

Continuando con las investigaciones, se tuvo conocimiento de que la organización había alquilado un bungaló en la provincia de Almería al objeto de trasladar su base de operaciones a esa ciudad con el propósito de poder adquirir grandes cantidades de hachís "de un modo más sencillo", según han explicado.

Los agentes pudieron comprobar que estaban preparando la compra de una "importante cantidad" de esa droga para llevar a Lituania en dos vehículos que han sido intervenidos en el registro llevado a cabo en Almería.

Los miembros de la organización guardaban "escrupulosamente" las medidas de seguridad para evitar ser descubiertos por los investigadores y siempre estudiaban previamente los lugares donde más tarde actuaban, con el fin de descubrir los lugares más apropiados para robar y el momento oportuno para realizar los atracos.

Una vez escogían el lugar y tenían clara la franja horaria para cometerlo, tres de ellos, siempre encapuchados y con un arma de fuego, accedían a los establecimientos y llevaban a cabo el atraco, mientras otro esperaba en las inmediaciones a bordo de un vehículo con el que finalmente emprenderían la huida.

El grupo desarticulado disponía de conexiones en su país de origen, Lituania, desde donde otros miembros del grupo se encargaban de captar compradores de la droga que recibían procedente de España. Además, los miembros del grupo que residían en Lituania venían a España a cometer los hechos delictivos y volvían rápidamente a su lugar de origen.

Las distintas líneas de investigación policial condujeron a la identificación de todos los integrantes de este grupo organizado, desde los presuntos autores materiales del hecho hasta los cooperadores necesarios. Los agentes localizaron y ubicaron a los investigados en distintas localidades de Alicante.

En ese momento se estableció un dispositivo conformado por un equipo multidisciplinar en el que participaron agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, que culminó con la detención de los siete integrantes de la organización, tres de ellos en San Javier (Murcia) y los otros cuatro en Orihuela y Alicante.

Los agentes han efectuado además siete registros domiciliarios en las provincias de Alicante y Almería, en los que se han intervenido seis vehículos de alta gama, 300 gramos de hachís, 3.850 euros en metálico, prendas de vestir utilizadas en los asaltos, teléfonos móviles, ordenadores, geolocalizadores, múltiples tarjetas SIM y documentación falsa, entre otros efectos.

Los siete detenidos son presuntos autores de delitos de robos con violencia con arma de fuego, tráfico de drogas, falsedad documental, delito contra la seguridad vial y pertenencia a organización criminal.

Ep

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs