Ecodiseño, piedra angular de la economía circular

Medidas como aligerar los envases, eliminar tintas y metales pesados o utilizar materiales reciclados suponen un ahorro para las empresas y un beneficio medioambiental neto. Sólo en 2015 gracias al ecodiseño se evitó emitir 65.771 toneladas de CO2

Medidas como aligerar los envases, eliminar tintas y metales pesados o utilizar materiales reciclados suponen un ahorro para las empresas y un beneficio medioambiental neto. Sólo en 2015 gracias al ecodiseño se evitó emitir 65.771 toneladas de CO2

Bajo la premisa de que reciclar es una carrera de relevos en la que todos participamos (empresas, investigadores o emprendedores, medios, instituciones públicas y ciudadanos) Ecoembes –la entidad medioambiental sin ánimo de lucro que gestiona la recuperación y el reciclaje de los envases de plástico, las latas y los briks (contenedor amarillo) y los envases de cartón y papel (contenedor azul) en toda España– acaba de otorgar esta semana sus Premios R. Estos galardones reconocen cada año las mejores iniciativas en reciclaje y sostenibilidad de las empresas, los proyectos más innovadores y diversas acciones de instituciones públicas y organismos sociales. Este año el reconocimiento en la categoría de Mejor Medida Empresarial ha sido para la empresa Biotherm, por la integración de elementos de sostenibilidad en el rediseño del packaging de la gama Biosource. Esta iniciativa les ha permitido ahorrar once toneladas de plástico al año al aligerar el peso del envase e integrar un 25 por ciento de material reciclado en su fabricación.

El ecodiseño no es sólo una fuente de beneficios económicos para las empresas, sino que además es el origen de la cadena de reciclaje y permite minimizar el consumo, así como las emisiones y los vertidos. «El ecodiseño es la piedra angular de la economía circular; hacer envases sostenibles que se reciclen mejor o introducir materiales regenerados es lo que permite cerrar el círculo de producción», explica Jorge Serrano, gerente de Empresas y Ecodiseño de Ecoembes. «Es fundamental trabajar desde la prevención antes de que se genere el residuo. Solo así conseguiremos implantar un modelo de desarrollo sostenible basado en la economía circular. De esta manera, seremos más eficientes y protegeremos mejor nuestros recursos naturales. Esto es esencial para Ecoembes, por ello llevamos 18 años asesorando a las empresas, con el objetivo de que reduzcan su huella ambiental a través de una serie de medidas», añade Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes y miembro del jurado en esta cuarta edición de estos premios.

Actuaciones

La clave del ecodiseño es reinventar los envases para facilitar su reciclaje y maximizar el aprovechamiento del producto, a través de medidas como la supresión de embalajes innecesarios; la reducción del peso y del impacto ambiental –a través de la eliminación de tintas y metales pesados en la elaboración de envases–, y el uso de materiales reciclados en la fabricación de nuevos productos. Para ayudar a las empresas a integrar estas soluciones, Ecoembes puso en marcha sus Planes de Prevención, en 1999. En este tiempo se ha logrado reducir un 17,7 por ciento el peso de los envases. Ejemplo de ello son los envases de botella de PET de aceite de un litro y las latas de aluminio de refrescos de 33cl, que se han aligerado un 15 por ciento y un 18 por ciento, respectivamente. Gracias a ésta y al resto de las 40.000 medidas de prevención que se han aplicado desde entonces se ha conseguido una reducción en las emisiones de 476.000 toneladas de CO2. Estos datos son un reflejo del elevado compromiso que las empresas españolas tienen con el medio ambiente. «Podemos estar orgullosos del camino recorrido. En España contamos con un requisito único que se decidió incorporar a finales de los 90 cuando Europa pedía que los Estados miembros transpusieran sus directivas. Así nació el Plan Empresarial de Prevención que es realmente único en Europa», explica Serrano.

Sólo en 2015, y gracias a la puesta en marcha del VI Plan de Prevención (2015-2017), un total de 2.172 empresas, de las cuales el 62 por ciento son pymes, han implantado 3.748 medidas de ecodiseño, 556 más que en 2012 (inicio del V Plan de Prevención). Gracias a la implantación de esta medidas se han conseguido numerosos beneficios medioambientales, como el ahorro de más de 25.000 toneladas de materias primas. Además, se ha evitado la emisión de más de 65.771 toneladas de CO2 a la atmósfera; el ahorro de cerca de 512.465 MWh de energía, y 7.534.893 m3 de agua.

Por sectores, del total de medidas de prevención implantadas en 2015, el 55 por ciento corresponde al sector de la alimentación, seguido del sector del cuidado personal y del hogar, así como el del equipamiento del hogar (17 por ciento). A continuación, se encuentran las empresas dedicadas al motor y al ocio (6 por ciento), y las de textil y piel (5 por ciento).

Ecoembes se ha marcado una hoja de ruta para seguir avanzando por el camino de la economía circular. «Las empresas han entendido que el ecodiseño es una pieza importante en la mejora de la eficiencia de sus procesos productivos y que no todo tiene que ver con el retorno económico. Los requisitos medioambientales o de apreciación del cliente se han vuelto también fundamentales para sus decisiones. Aun así hay que seguir trabajando para que todas las empresas tengan el mismo nivel de implantación», detalla Serrano.

Por ello la organización quiere seguir trabajando al lado de las empresas y conseguir en 2020 una reducción del 20 por ciento en el peso de los envases, además de mejorar su reciclabilidad y de seguir incorporando materiales reciclados en los nuevos que se produzcan. Además, la entidad pondrá en marcha en 2017 el primer Laboratorio de Economía Circular en Europa. Un espacio concebido para la experimentación real y la validación de las mejores prácticas en el ámbito del envase. Se trabajarán diferentes líneas de investigación entre las que destaca el ecodiseño y la implementación de tecnología en los diferentes procesos de la cadena de reciclaje, como contenedores inteligentes y camiones sensorizados, entre otros.