Capadocia, donde las civilizaciones vivían en cuevas

Miles de años de erosión han creado singulares formaciones rocosas que convierten a Capadocia en uno de los principales atractivos turísticos de Turquía. Civilizaciones milenarias dejaron su huella en este lugar construyendo ciudades completas excavadas en la roca de sus valles.

Capadocia cautiva a todo aquel que la visita. Serán sus paisajes, sus amaneceres, sus colores o la historia de la que hablan sus valles, pero tiene algo que la convierte en un lugar único e imposible de olvidar. Es junto a Estambul y sus mezquitas el principal destino turístico de Turquía y allí, en el interior del país, en la Anatolia Central, sus formaciones geológicas son tan especiales que cada año atraen a miles de visitantes de todo el mundo.

Es posible que al pensar en esta región turca, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985, te venga a la mente la imagen de globos aerostáticos sobrevolando singulares formaciones rocosas. Sin duda la Capadocia es uno de los mejores lugares del mundo para volar en globo, pero sus atractivos van mucho más allá de la experiencia de dejarse llevar por el viento y, una vez allí, sería imperdonable no dedicar al menos dos días a conocer lo que se esconde al otro lado de las rocas.

Para comprender la Capadocia hay que entender su geología. Hace unos diez millones de años el magma volcánico lo cubrió todo y el material resultante resultó ser especialmente erosionable. Los vientos, las lluvias y los ríos hicieron el resto y se encargaron de esculpir numerosos valles dejando a su paso infinidad de formas, pináculos y columnas naturales que hoy parecen haber sido hechas adrede.

Diversas culturas que se asentaron en la Capadocia hace muchos siglos atrás aprovecharon el material blando de las rocas para hacer en ellas sus viviendas y lugares de culto, convirtiéndose en auténticos habitantes de cavernas tanto dentro de las montañas como bajo las grandes llanuras. Hoy sus ruinas son auténticos museos al aire libre.

¿QUÉ VER?

Para disfrutar de la Capadocia decidimos ponernos en contacto con el turoperador Travel Atelier con el fin de que nos organizaran un tour completo durante nuestra corta estancia en este destino con singulares formaciones rocosas.

Desde 2004 esta agencia tiene como objetivo crear paquetes turísticos a tu medida, siempre con el asesoramiento de su personal altamente capacitado. Su equipo de trabajo tiene como misión brindarte un servicio integral y personalizado para hacer que tu viaje se convierta en una experiencia inolvidable, ofreciéndote unos precios muy asequibles al alcance de cualquier persona, independientemente de cual sea tu estatus social.

A nosotros el equipo de Travel Atelier nos demostró que más que pensar en su propio negocio, se preocupan en conseguir la satisfacción y diversión de sus clientes durante su estancia en Turquía. Sólo con deciros que acabamos haciéndonos amigos del guía turístico dice mucho del personal que disponen y de su forma de trabajar.

Estos fueron los lugares que visitamos en la Capadocia con este turoperador especializado en viajes a Turquía:

GÖREME

Esta pequeña localidad se encuentra rodeada de estas famosas formaciones rocosas y resulta el punto de partida perfecto para cualquier visitante que se disponga a conocer la Capadocia. En el mismo Göreme uno no puede dejar de visitar el “Sunset point”, un punto elevado desde el que se consigue una magnífica panorámica de todo el pueblo, y menos todavía el Valle del Amor, repleto de “chimeneas de hadas”, columnas de piedra naturales, y perfecto para contemplar el vuelo de los globos al amanecer.

MUSEO AL AIRE LIBRE DE GÖREME

Este lugar debe ser la primera visita que hagas cuando estés en la Capadocia. Este fantástico parque nacional ofrece la mejor de las iglesias excavada en la roca, con hermosos frescos (pinturas murales) que representan escenas de la Biblia, y cuyos colores aún conservan la frescura original. También hay ejemplos únicos de arquitectura rupestre y diferentes tipos de fresco. La mayoría de las iglesias del Museo al Aire Libre pertenecen a los siglos X, XI y XI.

MUSEO AL AIRE LIBRE DE ZELVE

Zelve es una especie de pueblo fantasma a unos 10 km de Göreme excavado en paredes de roca y que estuvo habitado hasta mediados del siglo XX, momento en el que se abandonó por peligro de desprendimiento de las casas. Aquí no encontrarás frescos, pero sí dos pequeños valles agujereados hasta donde te alcanza la vista. Puedes entrar en las viejas viviendas e iglesias, subir, bajar y asomarte por sus ventanas.

VALLE DE IHLARA

Nos encontramos ante un cañón de unos 100 metros de profundidad y que une las poblaciones de Ihlara y Selime a lo largo de 14 kilómetros. En él la vegetación y las aguas del río Melendiz se abren paso entre enormes paredes rocosas en las que se encuentran excavadas unas cuatro mil viviendas y un centenar de iglesias, donde se estima que llegaron a vivir hasta 80.000 personas.

VALLE DE PASABAG

En Pasabag se halla el famoso “valle de los monjes” donde se encuentran situadas las chimeneas de hadas, formaciones rocosas de forma cónica con cabezas de piedra. Algunas capillas rupestres fueron excavadas dentro de estas rocas y aún se pueden visitar. Destaca una capilla dedicada a San Simeón y una vivienda de ermitaño, las cuales están construidas en una de las chimeneas de hadas con tres cabezas.

UCHISAR

Conocido como “el Castillo de Uchisar”, lo cierto es que se trata de un monte perforado por todos sus flancos repleto de cuevas, lo que le da cierta apariencia a una fortaleza. Se encuentra muy cerca de Göreme y también allí se encuentra el Valle de las Palomas, también famoso por la belleza de sus formaciones y abundantes palomas. Desde la parte superior del castillo se puede divisar una magnífico panorámica de los alrededores de Uchisar.

CIUDAD SUBTERRÁNEA DE DERINKUYU

Si impresiona ver auténticas ciudades excavadas en las paredes de las montañas, más espectacular es todavía encontrarlas bajo tierra en medio de una llanura. Ese es el caso de Derinkuyu, la más profunda de las 37 ciudades subterráneas que se encuentran en la región, con una profundidad de casi 50 metros y unos 20 pisos aunque el visitante sólo puede bajar 8 y visitar el 10% de las galerías. Toda una población vivía en sus estancias, donde hay viviendas, almacenes y hasta estancias para el ganado. La ciudad se utilizaba como refugio ante la presencia de enemigos.

¿DÓNDE DORMIR?

ARGOS IN CAPPADOCIA

Este hotel boutique con encanto, situado en el mismo corazón de la histórica región de Anatolia, ocupa un antiguo monasterio en el pueblo de Uchisar donde tendrás la sensación única de estar en otro mundo y en otro tiempo. Gracias a una increíble restauración fue posible hacer realidad este maravilloso y acogedor alojamiento.

Argos in Cappadocia ofrece más de 40 habitaciones decoradas y distribuidas en varias formaciones rocosas. Todas disponen de conexión WiFi gratuita, soporte para iPod y baño privado. Además, algunas de ellas cuentan con piscina privada dentro de una cueva, vistas impresionantes al valle de las Palomas, o incluso son accesibles a través de un túnel subterráneo y disponen de techos abovedados.

Las puertas de Argos in Cappadocia siempre estarán abiertas a todos aquellos que deseen cumplir su sueño de vivir y sentirse tal y como lo hacían antiguamente los habitantes de Anatolia, pues te invita a vivir la cultura turca de una manera sofisticada e intrigante.

Por último, el restaurante Seki del hotel sirve una gran variedad de platos locales e internacionales, tanto en el interior como en terraza, acompañados de vistas al valle Güvercinlik y a la montaña Erciyes. Además, el mismo establecimiento produce una amplia selección de vinos procedentes de sus propios viñedos, almacenados en una bodega subterránea. Deleite sus sentidos con los sabores únicos elaborados por los chefs del restaurante que reinterpretan platos con ingredientes locales.

PARA MÁS INFORMACIÓN :::

• TRAVEL ATELIER (https://travelatelier.com)

• ARGOS IN CAPPADOCIA (www.argosincappadocia.com)