Viajes

San Pedro y su nueva luz

En los 10.000 metros de mosaicos que adornan las cúpulas de la majestuosa basílica de San Pedro, ahora se pueden contemplar al detalle sus obras plasmadas.

Publicidad

Los 27.000 visitantes diarios se quedarán impresionados con lo que OSRAM ha hecho en la basílica.

Toda su luz, está ahora computarizada en el recinto, en el que es el corazón de la fe católica.

La basílica que el Papa Julio II ordenó construir en 1506 y que se finalizó en 1626, ahora tiene otro aire, otra luz.

Cien mil luces LED hacen que todo parezca más fresco, más nuevo, más vivo.

Publicidad

Con esta instalación, el Vaticano ahorrará en energía el 90% y además, se han reducido al 80% los aparatos ganando espacio.

En diversos rincones de esta bellísima basílica, ahora hay 10 veces más luz que antes.

Publicidad

La magia se ha conseguido, colocando las LED a alturas que van entre los 12 y los 110 metros, logrando que la parte arquitectónica luzca en todo su esplendor.

Lo genial de todo es su control por vía digital según sea la ocasión.

El Cardenal Angelo Comastri, Arcipreste de la basílica de San Pedro, recordó las últimas palabras de Goethe cuando se estaba muriendo: Piu luce! Piu Luce! (¡Más luz! ¡Más luz!) – “lo que hace recordar que dentro de cada uno de nosotros, hay una gran necesidad de luz, porque si lo pensamos bien, sin la luz, cada belleza se apaga delante de nosotros” afirmó el Cardenal Comastri.

Entramos a oscuras, a solas en la iglesia mas visitada del mundo, sólo parpadeaban las pequeñas luces de las velas que lucían entorno al altar mayor. Las voces del coro iniciaron sus cantos y la Basílica de San Pedro, comenzó a lucir, a lucir como nunca, con una belleza inmensa que nos sobrecogió a los que tuvimos la gran fortuna de estar en un momento único.