Al Real Madrid le visita el tío del mazo

Pájara de los blancos ante el Girona después del Camp Nou, el Metropolitano y Ámsterdam

Benzema, durante el partido ante el Girona
Benzema, durante el partido ante el Girona

Pájara de los blancos ante el Girona después de tres partidos grandes fuera de casa

Después de una etapa reina llena de puertos de alta montaña el peligro al día siguiente es que el cuerpo diga basta y llegue la temida pájara. Perico Delgado lo llama la visita del tío del mazo, que atrapa al ciclista en mitad de la carretera y le da un golpe que le deja sin un gramo de energía en el cuerpo.

Algo así le ha pasado al Real Madrid esta mañana en el Bernabéu ante el Girona. El equipo blanco venía de superar con buena nota el Tourmalet, el Alpe D’Huez y el Aubisque, así que la aparición del tío del mazo no era descartable. Es verdad que los de Solari negociaron más o menos bien una primera parte de ritmo bajo en la que el Girona no puso problemas. Marcó a balón parado Casemiro y la cosa podría parecer encarrilada.

Pero como siempre repite Perico en las retransmisiones de Televisión Española, la pájara además de fatal es traicionera y aparece siempre por la espalda. Al Real Madrid le pilló en la última media hora de partido y el resultado fue la derrota inesperada que le pincha un poco el globo de la Liga, que también se había inflado con la buena racha de los últimos tiempos.

Se desfondó el Madrid física y sobre todo mentalmente para encajar dos goles y recibir un tiro más al palo. El Girona que no se acordaba de la última vez que ganó, se llevó el triunfo y los blancos pagaron los esfuerzos que habían hecho para empatar en el Camp Nou y ganar en el Metropolitano y el campo del Ajax. De repente, el gasto que supuso mantener la intensidad en esas altas montañas se convirtió en una pájara en una etapa llana y aparentemente sin peligro.

Una derrota que no estaba en la hoja de ruta vista la recuperación del equipo y antes justo de la primera semana completa libre en mucho tiempo, pero que no va a cambiar los planes de Solari: seguir peleando por todo de aquí al final. Estos días podrá recargar las pilas de sus chicos y evitar que el tío del mazo los visite de nuevo.