Deportes

Autocrítica necesaria en el Barcelona

El Barcelona llegó a su sexta final de Copa consecutiva, un récord complicado de repetir. Lo hizo con la dificultad extra de vencer en el Bernabéu. Pero nada de eso debe tapar las deficiencias en el juego.

El Barcelona llegó a su sexta final de Copa consecutiva, un récord complicado de repetir. Lo hizo con la dificultad extra de vencer en el Bernabéu. Pero nada de eso debe tapar las deficiencias en el juego.

Publicidad

No hay mejor lugar que las victorias para hacer autocrítica. También es lo más complicado, porque el brillo de los triunfos puede nublar la mente y ocultar los defectos. Disputar seis finales de la Copa del Rey consecutivas, como va a hacer el Barcelona, es un registro que tardará mucho en superarse. Ganar en el Bernabéu con tanta asiduidad es complicadísimo, pero eso no debe ocultar que el juego del equipo, en general, fue deficitario y que debe mejorar si quiere aspirar a conquistar la Liga de Campeones, el objetivo que más le apetece este curso. Si repite una noche como la del Bernabéu en Europa y el rival está inspirado es probable que sufra un nuevo revolcón.

–¿Jugó mal el Barcelona en el Bernabéu pese al 0-3?

–Los términos jugar bien o jugar mal son relativos. Para el que piense que el fútbol es simplemente una cuestión de puntería o de goles, sí jugó bien. Pero en el Barcelona no suele ser así. Busquets admitió: «Es de las veces que más hemos sufrido y corrido en el Bernabéu». Y Ernesto Valverde fue por un camino parecido: «No hemos estado bien en la primera parte: ritmo lento, nos apretaban y nos robaban en zonas complicadas... En la segunda mitad hemos tenido más determinación y hemos metido las que hemos tenido».

–¿Es mejor jugar bien o ganar?

Publicidad

–Es una pregunta trampa y habitual en el mundo del fútbol, porque no enfrenta a opuestos. Todo el mundo estaría de acuerdo si se preguntara primero: ¿prefieres jugar bien o jugar mal? La respuesta sería: bien. Y segundo: ¿prefieres ganar o perder? Ganar. Ganar es el objetivo y jugar bien, el camino más fácil para llegar a él, aunque es imposible hacerlo siempre y está claro que en ocasiones hay que saber sobrevivir en los días peores. Le pasó al Barça en el Bernabéu. Valverde aseguró que su partido ideal hubiera sido tener el balón y generar una ocasión tras otra. El encuentro en nada se pareció a eso. Venció a la contra, supo adaptarse, aunque con cierta fortuna, y eso está bien. El fútbol, a veces, es así. Pero no la mayoría de las veces. El problema es la tendencia gris del último mes.

–¿Puede mejorar el equipo?

Publicidad

–Sí. Los meses de enero y febrero son complicados por la acumulación de partidos, pero el Barça ya puede aparcar la Copa hasta el mes de mayo y en LaLiga goza de cierta ventaja, que puede ser mucha respecto al Madrid si vence mañana en el segundo clásico, aunque el Atlético sigue al acecho. La recuperación de Arthur también es una buena noticia para Valverde. El brasileño tiene una forma de jugar que casa perfectamente con la idea del Barcelona. Con él domina la posesión con más facilidad, aunque después hacen falta la inspiración de Messi, la velocidad de Dembélé o la capacidad goleadora de Suárez.