El Real Madrid pierde un tren contra el Betis (0-0)

Rodrygo y Alex Moreno durante el Real Madrid-Betis
Rodrygo y Alex Moreno durante el Real Madrid-Betis

Se le escapó este tren al Real Madrid. Habrá más, pero este tenía buena pinta. Tenía que ganar al Betis para poner algo de tierra por medio con el Barcelona y el Atlético,que habían perdido y empatado. Era un día perfecto para demostrar que se ponía serio y regular en LaLiga, que sumaba su tercera victoria consecutiva esta temporada. Pero no le dieron las fuerzas ni las ideas. Tuvo buenos momentos, pero también recordó mucho al equipo de muchos compases de este curso: romo en ataque y con problemas para hacer oportunidades con la posesión de balón.

El impulso de la primera parte le duró al Real Madrid media hora. Hazard empezó eléctrico por su lado e incluso marcó un gran gol, pero el VAR no lo dio. Era un Madrid con la pelota y jugando en campo contrario, muy seguro. Con el Betis a la espera y Bartra confuso por delante de la defensa, el partido se jugaba en campo rival. Robaba rápido Casemiro, enchufaba al resto Benzema y la pedía Hazard. Si uno de los males de este equipo es que le cuesta entrar en los partidos, contra el Betis ese no fue el problema. Empezó fuerte y con ánimo, el problema es que la falta de oportunidades le desgastó y se fue diluyendo. Sin Valverde el once pierde impulso tanto delante como atrás y los encuentros se le hacen largos. Habrá que esperar a ver la tendencia, es decir, si Modric está por delante de Valverde y lo de ayer fue sólo un descanso para el uruguayo.

No lo tuvo Rodrygo, titular, pero sin la chispa de otros días. El joven brasileño sí que necesita un respiro, porque está viviendo demasiados acontecimientos seguidos y eso se paga. No tuvo la profundidad ni el duende de otros días y bien que lo lamentó el equipo.

El Madrid se fue quedando sin gasolina al tiempo que Bartra hacía mutis para sacar la pelota y Canales se ofrecía. Es ya un jugador maduro, distinto del que pasó por el Madrid, con más cicatrices y personalidad. Pidió el balón, hizo a veces de mediocentro y alrededor de él empezó a respirar el conjunto sevillano. Fue como si se quitara las cadenas y descubriese que había algo más allá del centro del campo. El partido cambió.El Madrid volvió a parecerse al equipo habitual de este curso, irregular y sin fútbol para crear oportunidades. El partido se igualó, empeoró`y la ansiedad empezó a aparecer en la grada del estadio. Era una oportunidad única para hacerse con el liderato y no había manera de hacer daño al Betis. Incluso la presión con la que empezó el partido los de Zidane se fue apagando.

Al principio, el equipo, de manera ordenada iba por la pelota, pero en cuanto Canales tiró un par de veces a los suyos, el Real Madrid se replegó más, para no descuidarse.Sin Marcelo en la banda, se siente más seguro por el lado izquierdo porque Mendy es una roca, pero en ataque es más monolitico que el brasileño. Quiere ser profundo, pero no tiene la habilidad para finalizar que sí tiene Marcelo. Tuvo dos ocasiones Mendy, sobre todo en la segunda mitad, cuando en un robo se fue solo hacia el portero. Estaba ahí el partido y el liderato. Pero se marchó fuera.Zidane quiso revolucionar un poco el choque con la entrada de Vinicius y es verdad que animó un poco el choque y le puso dinamismo, pero había perdido la claridad mucho antes y ahora tenía demasiadas prisas y veía al reloj correr en su contra.

Pidió una mano clara en el área rival, pero no se la dio el VAR y no tuvo más ideas para hacer un tanto. Acabó empujando al rival contra la portería, con el corazón habitual y con la puntería, ay, habitual.