Ferrari “cambia de entrenador”

Mattia Binotto sustituye a Maurizio Arrivabene, hasta ahora jefe de equipo de la “Scuderia” que después de cuatro temporadas al frente no ha conseguido ningún título

Binotto asume desde los primeros días de 2019 la máxima responsabilidad del equipo Ferrari en la F-1
Binotto asume desde los primeros días de 2019 la máxima responsabilidad del equipo Ferrari en la F-1

Nuevo golpe de volante al frente de Ferrari. El equipo de Fórmula 1 más laureado de la historia regresa a la actualidad y no lo hace por sus éxitos, sino por el despido de su principal responsable desde 2015, Maurizio Arrivabene, que después de cuatro temporadas no ha podido resistir la enorme presión que siempre pulula alrededor de la escudería. En Italia Ferrari es casi una cuestión de Estado. Ni siquiera los tremendos errores de conducción de Sebastian Vettel, que realmente costaron el campeonato a la estructura italiana, han podido salvar a Arrivabene, que probablemente asumirá algún cargo en la Juventus de Turín, el equipo de futbol que pertenece a la familia Agnelli, los mismos dueños del grupo FCA (Fiat, Alfa Romeo...) y, por supuesto, de Ferrari. El italiano, que procedía de la compañía Phillips Morris (Marlboro) estuvo siempre muy vinculado a Ferrari gracias a su patrocinio de los monoplazas rojos, y desde luego, su llegada estuvo repleta de carácter. Pero su fuerza no fue suficiente para aguantar más en el cargo. Además, la repentina muerte de Sergio Marchionne, máximo responsable del grupo FCA, y la llegada de John Elkann puede haber sido un punto de desacuerdo.

Su puesto lo asume Mattia Binotto, un ingeniero de origen suizo que lleva en Ferrari desde 1995 y que ha desempeñado funciones en diferentes departamentos, siempre vinculado a la F-1. Es el responsable del diseño del monoplaza desde hace un par de años y su ascenso meteórico se produjo el pasado año con el buen resultado del coche, que estuvo más cerca que nunca de los poderosos Mercedes, que incluso, en ocasiones, estuvieron por detrás. El otro gran beneficiado de esta restructuración es Laurent Mekies, ingeniero procedente de la propia FIA que antes estuvo en escuderías como Toro Rosso. Tomará el papel que hasta entonces tenía Jock Clear, máxima referencia en cuanto a estrategia y que realmente no estuvo muy afortunado en momentos claves de la temporada pasada.

Serán Binotto y Mekies los que mediarán en la presumible batalla que se avecina entre sus dos pilotos para la temporada 2019: Sebastian Vettel, cuatro veces campeón del mundo, pero muy discutido en la actualidad, y Charles Leclerc, joven figura que debutará con Ferrari este 2019 después de sorprender en su primer año en la F-1 a los mandos de un Sauber. Pertenece a la cantera y disciplina de Ferrari desde hace tres temporadas y sólo tiene 21 años. Su fichaje se realizó con Vettel en desacuerdo.

La estabilidad no existe en Ferrari y, aunque Arrivabane enderezó el rumbo de la nave (lo que motivó la marcha de Alonso), esto no bastó a la dirección de la compañía.