7.000 euros por una "entrada fantasma"para la final de la Champions

La locura en Madrid por la final de la Champions es total
La locura en Madrid por la final de la Champions es total

La distancia entre cumplir el sueño de vivir en el estadio una final de la Champions y la decepción de haber gastado un montón de dinero y quedarte finalmente sin entrada, es muy pequeña. Tanto, que cabe en el e-mail en el que te anuncian que tus tickets ya están disponibles, pasas por la oficina en cuestión para recogerlos y te dicen que no hay nada para ti. Que las entradas no están, tu dinero, de momento, tampoco, y tu sueño se desvanece. Eso le ha pasado a muchos aficionados que trataron de comprar sus boletos en la página Stubhub y que pagaron en total unos 340.000 euros por 120 entradas, según explica Manuel Díaz, de DCM Abogados y defensor de varios de los afectados.

Cruzar el Atlántico... para nada

Algunos han venido a Madrid desde Ecuador, México, Argentina o Brasil en busca de hacer realidad una de sus máximas ilusiones futbolísticas, han pagado un carísimo viaje en avión y varias noches de hotel a precios prohibitivos, ya estaban cerca de cumplir su sueño y casi podían ir andando al estadio Metropolitano, pero hacerlo este sábado para ellos será inútil.

Tickets comprados hace diez meses

Sus entradas, adquiridas algunas en agosto de 2018 y prometidas por distintos portales de internet, no existen, son fantasmas y no parece que vayan a aparecer antes de que el balón empiece a rodar. Las medidas de la UEFA para evitar la reventa, basadas en el carácter nominativo de los tickets y en retrasar lo más posible la entrega de las mismas para no dar tiempo a los intermediarios, parece que han dado sus frutos. Se ha complicado el proceso de reventa y en estas páginas especializadas no pueden entregar lo que habían prometido a precio de oro. Son entradas, por ejemplo, de categoría 3 vendidas a 2.300 euros, cuando el precio oficial en taquilla es de 160, y que nunca llegarán a su destino.

Indemnizaciones insuficientes

Desde los portales se argumenta que ha sido un problema de algunos agentes que trabajan a través de su página, y ofrecen la posibilidad de devolver el dinero y una indemnización extra de unos 1.000 euros. Migajas para aquellos que se han dejado quizá 10.000 euros en el viaje, el alojamiento, la entrada y a saber cuántas cosas más. Querían un sitio en el lugar en el que todo el mundo quiere estar el sábado a las nueve de la noche, pero sus entradas se han esfumado y sus ilusiones también.