Camacho castiga al Barça (2-2)

El jugador del Málaga empata en el último instante en el Camp Nou

Messi celebra un gol
Messi celebra un gol

Camacho tenía un asunto pendiente con el Barcelona. En su cabeza rondaba el error que permitió a los azulgrana adelantarse en el marcador el pasado domingo en el partido de Liga. Un pase atrás que terminó en los pies de Messi y abrió el camino hacia la goleada azulgrana. Tenía una cuenta pendiente Camacho y esperó al último momento para cobrársela. Cuando ya no había posibilidad de reacción, recibió solo en el área un saque de falta de Duda, metió el pie y empató el partido. Apenas había tiempo para más. El Málaga había sorprendido al Barcelona cuando creía que ya había hecho todo lo que tenía que hacer para ganar el partido.

El Málaga nunca renunció a apretar al Barça en la salida del balón, a incordiarle con los dos canijos que jugaban más cerca del área, Saviola y Buonanotte. Hay cosas contra las que es imposible luchar y durante muchos minutos el Barcelona tuvo a su rival encerrado en su área. El equipo de Tito Vilanova conseguía dominar el balón, pero nunca consiguió domar la voluntad del Málaga.

Pellegrini es un entrenador valiente y ya había recibido un premio parcial al adelantarse en el marcador. Un gol fuera de casa en una eliminatoria de Copa da media vida y los malagueños ya habían conseguido oxígeno para aguantar el camino de vuelta con el tanto de Iturra. La insistencia del Málaga en la presión hacía sufrir al Barcelona en la salida del balón. Los azulgrana protegen la pelota mejor que nadie, la aguantan, la cuidan. Pero a veces, el enemigo encuentra un agujero, un despiste que abre la puerta para los rivales. Es lo que provocaron ayer Pinto y Thiago. El portero mandó una pelota comprometida al borde del área a su compañero. Y entre que nadie le avisó de que Iturra llegaba por detrás y su tendencia natural a juguetear con la pelota, dejaron el balón en los pies del centrocampista del Málaga. Sólo tuvo que colocarla en un costado para que Pinto no la alcanzara. Thiago, hasta entonces brillante, acababa de comprometer el futuro de su equipo en la Copa.

Marcar un gol al Barcelona cuesta mucho, pero mucho menos cuesta recibirlo. Porque es muy difícil que los azulgrana cometan un error y saben muy bien cómo aprovechar los del contrario. Como hizo Messi con Welligton apenas cuatro minutos después del gol de Iturra. El central del Málaga intentó proteger la pelota que le había robado al argentino. Leo apareció por donde el defensa no se esperaba, metió la puntera y superó la media salida de Kameni.

Dos minutos después, Puyol ponía las cosas en el orden previsto. Un cabezazo a la salida de un córner de ésos que sólo él puede rematar en el Barcelona ponía a los suyos por delante. Fue Thiago el que puso la pelota en su cabeza. Era su manera de compensar el error del primer gol. El Barcelona empieza perdiendo el encuentro de vuelta.

- Ficha técnica:

2 - Barcelona: Pinto; Montoya, Mascherano, Puyol, Adriano, Song, Thiago (Xavi, min.78), Iniesta, Alexis (Cesc, min.74) , Messi y Tello (Pedro, min.74).

2 - Málaga: Kameni; Gámez, Sergio Sánchez, Welington, Eliseu, Iturra, Camacho, Buonanotte (Duda, min.68), Portillo (Monreal, min.46), Seba Fernández y Saviola (Santa Cruz, min.65).

Goles: 0-1: Iturra, min.25. 1-1: Messi, min,29. 2-1: Puyol, min.30. 2-2: Camacho, min.89.

Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Alexis (min.10), Messi (min.33), Eliseu (min.38) y expuso con roja directa a Monreal (min.75).

Incidencias: Partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou ante 55.151 espectadores. Antes del encuentro, el delantero argentino Lionel Messi ofreció a la afición su cuarto Balón de Oro consecutivo. Los jugadores del Málaga lucieron brazalete negro por el fallecimiento de Antonio Pérez-Gascón, presidente del Málaga en la década de los ochenta. EFE