Real Madrid

Días de laboratorio

Rafa Benítez tiene por primera vez este año una semana completa sin partido. Tiempo para modelar el Real Madrid que desea

Benítez, junto a uno de sus ayudantes, durante un entrenamiento
Benítez, junto a uno de sus ayudantes, durante un entrenamiento

Rafa Benítez tiene por primera vez este año una semana completa sin partido. Tiempo para modelar el Real Madrid que desea

Benítez dio dos días libres a sus futbolistas después de la victoria en Vigo, pero él no se permite esos lujos. Ayer era la segunda de las jornadas de descanso previstas, pero el técnico estuvo en Valdebebas trabajando, como ya hizo incluso antes de firmar su contrato con el Real Madrid. «En pretemporada dedicamos mucho tiempo al trabajo táctico, ahora, con tantos partidos, no se puede», reconocía hace poco Rafa, que por primera vez desde la segunda jornada de Liga tiene una semana completa para trabajar con la plantilla casi al completo. Desde el 29 de agosto, los blancos han jugado dos partidos por semana, sin contar los parones por los compromisos internacionales, en los que Benítez se quedaba casi sin futbolistas del primer equipo. Tras el estreno con empate ante el Sporting, el Madrid tuvo seis días hasta el siguiente compromiso frente al Betis en el Bernabéu, pero desde entonces, los partidos y las selecciones han impedido que Benítez pueda trabajar con la pizarra tan insistentemente como a él le gusta.

El calendario le ofrece el primer respiro del curso, gracias a que esta semana estaba reservada para que el Barcelona adelantara la ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey, y así pueda irse en diciembre a disputar el Mundial de Clubes en Japón. Sin partido hasta el sábado, que recibe a Las Palmas, son días de laboratorio para Benítez, un enamorado de los números, la táctica y la mejora técnica de sus futbolistas. Casi todos los que han pasado por sus manos reconocen su progresión individual y la preocupación del entrenador por cada caso concreto. Desde planes específicos enviados por correo electrónico hasta entrenamientos individualizados, algo para lo que no hay mucho tiempo en un equipo que lo juega todo y en muchas ocasiones hasta el final.

El Real Madrid acaba de pasar con éxito una de sus semanas más complicadas de la temporada, con las visitas al Parque de los Príncipes y Balaídos en el plazo de dos días y medio. A pesar de la larga lista de lesionados, el fondo de armario ha respondido y Benítez dispone ahora de la primera tregua en forma de varios días en los que «crecer desde la victoria», como suele repetir en cada conferencia de Prensa. Una pequeña pretemporada desde el pasado sábado hasta el siguiente, perfecta para recuperar a los lesionados, trabajar físicamente con el resto e insistir en los automatismos que ya se intuyen en uno de los equipos menos goleados de Europa actualmente.

Los que pronosticaban un equipo más equilibrado que con Ancelotti no se equivocaban y, aunque le queda camino por recorrer, se pueden ver algunos indicios del trabajo sobre la pizarra. Este Madrid presiona en campo contrario de una forma más precisa, eligiendo mejor el momento de atacar al rival que tiene el balón y a los que lo pueden recibir. Música celestial para Benítez, cuyo laboratorio de Valdebebas va a funcionar a pleno rendimiento de aquí al sábado.

Pepe y Benzema, casi listos

El Real Madrid va poco a poco tachando nombres de su enorme lista de lesionados. Pepe, el que más lleva de baja, y Benzema parece que serán los siguientes en tener el alta y podrían volver a jugar el sábado ante Las Palmas. Un buen momento para que tengan minutos antes de la visita del París Saint Germain el 3 de noviembre. El hombro de Ramos mejorará esta semana sin partidos, con lo que sólo Bale, Carvajal y James quedarían en manos de los médicos. El galés trabajó ayer en Valdebebas para tener a punto cuanto antes el sóleo izquierdo, mientras que los «sanos» han aprovechado el domingo y el lunes libres para desconectar. Cristiano Ronaldo, por ejemplo, ha buscado sol y buenas temperaturas en las playas marroquíes de Agadir.