España-Gibraltar, el partido casi imposible

La UEFA, «obligada», admite al Peñón como miembro pleno, pero impedirá que coincida con «La Roja» en los sorteos

La UEFA, «obligada», admite al Peñón como miembro pleno, pero impedirá que coincida con «La Roja» en los sorteos

Madrid- Un España-Gibraltar de fútbol ya es posible después de que la UEFA aceptara ayer, «por obligación», al Peñón como el miembro de pleno derecho número 54 del máximo organismo del fútbol europeo. Una resolución del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) de 2011 obligaba a la UEFA a decir «sí» a algo a lo que venía 16 años diciendo «no». «La Asociación de Fútbol de Gibraltar tiene derecho a ser miembro pleno de la UEFA y ésta deberá tomar todas las medidas necesarias para admitirla sin retraso», dijo el TAS. En octubre de 2012 se le aceptó como provisional y ayer, durante el congreso que se celebró en Londres, como miembro pleno, con la única oposición de España y Bielorrusia. En una votación similar en 2007 sólo obtuvo cuatro apoyos, los de las federaciones británicas. «Pero esta vez la UEFA no tiene más remedio porque sería caer en desacato contra la Justicia suiza, y ése es un tema muy serio. No cabían más recursos», aseguraron fuentes del Consejo Superior de Deportes (CSD), a quien la noticia no ha cogido en absoluto por sorpresa.

Gibraltar ha ganado una batalla que llevaba muchos años peleando. Desde que en 1997 pidiera ser admitido, el Gobierno español se ha opuesto radicalmente, pero la resolución del TAS es un punto y final en este sentido. No se puede ir más allá, no hay apelación posible, de ahí que tanto la Federación Española como el CSD hayan centrado sus esfuerzos en otra dirección: intentar evitar un enfrentamiento directo entre ambas selecciones. Cuando Gibraltar fue admitido como miembro provisional el pasado octubre, negociaron para evitar que las dos cayeran en el mismo grupo en el sorteo del Europeo sub'17, que se disputará en 2014. Con la medida de ayer, la selección absoluta de Gibraltar entrará en el bombo para la próxima Eurocopa de Francia 2016, en la que «La Roja» defiende el título logrado en Polonia y Ucrania y cuyo sorteo se celebra el próximo febrero, pero ahí tampoco podrá coincidir con España, que ha conseguido mantener esos términos. «Gibraltar no jugará encuentros de clasificación contra España. También tenemos una situación similar con Armenia y Azerbaiyán (y con Rusia y Georgia). Siempre tratamos de arreglar las cosas adecuadamente y prever con antelación estas situaciones», afirmó Michel Platini, presidente del organismo. Otra cosa sería si ambas selecciones logran clasificarse para la fase final, pero en estos momentos, y durante muchos años al menos, es una posibilidad que roza lo imposible. En el Peñón el fútbol es poco más que un deporte «amateur», por lo que pensar en una clasificación para una Eurocopa... Así pues, un España-Gibraltar es tan posible como improbable. Está más cerca, pero sigue muy lejos.

«La UEFA ha querido dejar claro que es una decisión deportiva, que no tiene nada que ver con la política. No quiere que se instrumentalice. El asunto político es entre España y Reino Unido y debe resolverse mediante negociaciones bilaterales entre ellos, como viene recomendando la ONU desde 1964», dicen desde el CSD. «Estamos en contacto con las autoridades deportivas españolas para garantizar que esta admisión de Gibraltar no pueda ser utilizada con fines políticos», reconoció Gianni Infantino, secretario general de la UEFA. También en Gibraltar, al menos aparentemente, quieren huir de la polémica. «Es un día histórico, pero no es política, porque mezclar política y deporte es tóxico», expresó el ministro Fabián Picardo. En otros deportes ya habían sido admitidos y compiten sin ningún problema.

Uno de los aspectos que llama la atención de la decisión de la UEFA es que la ha tomado en contra de su propia normativa actual. «Somos una entidad deportiva que se mantiene al margen de la política. De hecho, en 2001 modificamos los estatutos para impedir, precisamente, que se pudieran producir nuevas candidaturas como la gibraltareña. Con los estatutos en vigor de hoy, Gibraltar no sería admitida», confirmó Infantino. En 2001 decidieron aceptar sólo a «países reconocidos como estados miembros de la ONU». Gibraltar no lo es, pero como su petición fue anterior, en 1997, se le aplica también la reglamentación anterior y en ella el TAS no encontró motivos justificados para no admitir al Peñón, al comparar el caso con el de Islas Feroe, Irlanda del Norte, Escocia o Gales. Eso sí, los estatutos de 2001 impiden cualquier intento que puedan hacer Cataluña, el País Vasco o Kosovo.

Tampoco será posible, de momento, un partido de Gibraltar en un Mundial, porque fue aceptado por la UEFA, pero no por la FIFA. El máximo organismo del fútbol mundial reconoció hace meses que no admitiría al Peñón como miembro, aunque la UEFA ratificase su decisión, y no tiene pensado estudiarlo en próximas reuniones. Los clubes de fútbol del Peñón sí podrán jugar las fases previas de la Liga de Campeones y la Liga Europa a partir de 2014.

El Gobierno lamenta la decisión

El diputado del Partido Popular y vicepresidente de la Comisión de Exteriores en el Congreso, José Ignacio Landaluce, lamentó que la UEFA admitiera ayer a Gibraltar como miembro de pleno derecho del organismo. «Es una decisión que va más allá del ámbito deportivo y que trasciende al terreno político», opinó. Landaluce se quejó de la resolución del TAS que lo hizo posible pese a que tanto España como la UEFA se lo habían negado en sus «reiterados intentos» desde 1997. «El PP seguirá cuestionando una decisión que podría convertirse en un argumento más para las pretensiones soberanistas del Gobierno de Fabián Picardo», concluyó.