Deportes

Jordi Alba: «Ojalá me pueda quedar aquí para siempre»

El lateral de la selección insiste en que nunca ha tenido ningún problema con Luis Enrique. “Me ayudó mucho cuando estuvo en el Barcelona”, dice

El lateral de la selección insiste en que nunca ha tenido ningún problema con Luis Enrique. “Me ayudó mucho cuando estuvo en el Barcelona”, dice

Publicidad

Jordi Alba se siente un debutante en la selección. Las dos convocatorias de Luis Enrique que se ha perdido han sido suficientes para multiplicar su ilusión por volver a vestir la Roja, con la que disputó su último partido en el Mundial contra Rusia. Jordi es feliz de nuevo en la concentración de Las Rozas e insiste en que nunca ha tenido ningún problema con el seleccionador. “En su día mostré mi deseo de jugar, nada más, pero nadie tiene que pedir perdón a nadie, ni el seleccionador a mí ni yo a él. Él es el que manda, el que decide qué jugadores tienen que venir y no ha habido ningún encuentro ni ninguna llamada telefónica. Es una decisión suya y nada más. Ojalá que me pueda quedar aquí para siempre”, explica el lateral del Barcelona.

Estos meses sin jugar con la selección le han servido para vivir otra realidad. “Me lo he tomado con tranquilidad. No me pilló muy joven, creo que he madurado muchísimo. El seleccionador tiene muchas variantes y puede elegir en cualquier posición muchos jugadores y en las dos últimas convocatorias creyó que no tenía que estar aquí, que tenían que estar otros, pero me lo he tomado con mucha tranquilidad, he disfrutado de la familia aunque mi intención era seguir viniendo. Esta vez estoy aquí y siempre me ha hecho ilusión, pero esta vez mucho más”, asegura el jugador.

Jordi sólo tiene buenas palabras hacia el seleccionador. “Es un entrenador que, siempre lo he dicho, a mí me ayudó muchísimo cuando estuvo en el Barcelona. Es verdad que en la última temporada no tuve los minutos que todo jugador quiere, pero nunca he dicho una palabra mala de Luis Enrique. Siempre me pareció una persona muy buena, que luego toma sus decisiones, como todos los entrenadores, te guste más o te guste menos, pero nunca he tenido un problema con él ni con su cuerpo técnico”, dice. Por eso no encuentra nada extraordinario en el abrazo que se dieron el lunes al reencontrarse en la residencia de la Ciudad del Fútbol. “Hacía tiempo que no lo veía, pero como al resto de integrantes de la selección y muy contento de volver aquí. Agradecido una vez más de poder volver a la selección”, añade. “Yo vengo con toda la ilusión de hacer las cosas bien. Llevaba dos convocatorias sin venir y para mí se hacía un mundo. Tengo la suerte de volver a estar aquí y ahora a intentar ayudar a todos”, añade.

Al lateral azulgrana le gustaría que su regreso a la selección fuera permanente, pero es consciente de que en el fútbol, como en la vida, las cosas cambian. “Yo quiero estar siempre en las convocatorias de mi selección, pero el seleccionador es el que decide. De momento estoy aquí, pero esto puede cambiar, hay mucha competencia ya no sólo en mi puesto sino en todos y hay que ganárselo para estar aquí”. Y lo mismo le puede suceder en el Barcelona, pero Jordi se lo toma con tranquilidad: “El deseo de todo jugador es jugar, mi deseo era ése y no tuve los minutos que deseaba. Lo dije y no me arrepiento de decir que quería jugar más minutos. Es una decisión del entrenador igual con Luis Enrique que con Valverde. También tengo una relación increíble pero si mañana no me pone me tendré que joder. No tiene nada que ver la relación personal con la profesional”.

Publicidad

Su ausencia en los últimos meses no le ha servido como motivación extraordinaria para mejorar su rendimiento, explica. “Siempre he dicho que mi intención era hacerlo bien en mi club e ir a la selección es un premio que te da el seleccionador. Yo he seguido haciendo mis cosas como siempre he hecho, es verdad que me han salido muy bien las cosas estos dos meses atrás y por fin he tenido el premio de venir a la selección y ojalá me quede muchísimo tiempo. Puedes disfrutar de otras cosas, pero el premio de venir a la selección es el más grande”, afirma. Aunque sí le ha servido para recibir más cariño que nunca. “Parece mentira, pero me he sentido más querido que otras veces. He notado el apoyo de la gente y estoy muy contento de volver a la selección y volver a trabajar con el míster. Hay muchos nuevos, gente muy joven y es una etapa ilusionante para todos”, dice.

Y al llegar, nada le ha sorprendido en los métodos de trabajo del seleccionador. “La idea seguro que es la misma. Llevo dos entrenamientos y he visto cosas muy parecidas al Barcelona. Es un míster que en el trato con los jugadores es muy bueno, analiza muy bien al rival. Es un entrenador moderno y seguro que va a dar grandes alegrías a la selección. Por el trabajo no quedará”, reconoce.

Publicidad