Neymar,en pasado

«Los 65 millones de euros de la cláusula de Neymar no son un valor de referencia. El traspaso será menor», consideró el vicepresidente del Santos, Odilio Rodrigues, mientras al mismo tiempo se hablaba de una oferta de 138 millones del Manchester City, que el club inglés desmintió. Ofertas y más ofertas, algunas interesadas, números mareantes, más leña a Neymar, más fango para cerrar un fichaje en el que hay que poner de acuerdo a demasiada gente: al Santos, su club (tiene el 55 por ciento de los derechos), al grupo DIS (40) y a la empresa Teisa (5), además de a su padre y agente.

Entre algunas incertidumbres, fundamentalmente cuál será el destino final del joven atacante, hay varias certezas. La primera: se va a marchar de Brasil. Aunque el propio Neymar afirmó ayer al recibir el premio a Mejor Jugador de la Liga Paulista que quiere cumplir su contrato, en el Santos ya lo dan por perdido. Hablan de él en pasado. «Lo vamos a sentir bastante», afirmó Muricy Ramalho, el entrenador del equipo brasileño. «Queríamos retenerlo hasta después del Mundial de 2014, pero no podemos competir con las ofertas que llegarán de Europa», reconoció Odilio Rodrigues. La segunda: el Barcelona ya ha entablado negociaciones con él. No es nada nuevo, en realidad en 2011 ya dio 10 millones para llevárselo en 2014, pero ha querido adelantar un año la operación. Raül Sanllehí fue enviado a Brasil para cerrar el traspaso y estableció un primer contacto. El Santos dijo «no» a esa proposición. Se deja querer y asegura que primero escuchará a todo el mundo, al Milan, al Manchester City e incluso al Real Madrid, que, según el club brasileño, está interesado, aunque no haya realizado ninguna oferta. La intención de la entidad azulgrana es cerrar la operación en torno a los 40 millones de euros, una cifra importante, sobre todo si se tiene en cuenta que en julio de 2014 Neymar cumple contrato con el Santos. Hoy puede ser un día decisivo, ya que la junta directiva del conjunto brasileño se reúne y podría dar una respuesta a la proposición del Barcelona. Y tercera: el futbolista ha expresado su deseo de vestir la camiseta azulgrana. No lo dice en público, donde siempre tiene palabras buenas para todos los clubes que han preguntado por él, pero sí en privado. «La preferencia de Neymar es el Barça y, por eso, hemos empezado a hablar con ellos», ha asegurado el vicepresidente Rodrigues.

Éste último punto parece decisivo. Pese al ruido formado por las ofertas millonarias, todos los que tienen intereses alrededor de Neymar parecen destinados a entenderse con el Barcelona. Incluso el diario carioca «O Globo» ha publicado que la estrella de Brasil se ha comprometido ya con el equipo español a presentarse en julio, justo después de la Copa Confederaciones.