Puerta 55: La bella y la bestia

El Bernabéu habló claro en la 55: el inconmensurable Cristiano y la explosiva Jeinny Lizarazo, ídolos

Jeinny Lizarazo subió la temperatura en una Puerta 55 ya de por sí enfervorizada con los supergoles de Cristiano Ronaldo
Jeinny Lizarazo subió la temperatura en una Puerta 55 ya de por sí enfervorizada con los supergoles de Cristiano Ronaldo

El madridismo vive en permanente estado de euforia y la goleada del sábado a Osasuna, con los golazos estratosféricos de Cristiano Ronaldo, esa «bestia» futbolística, subieron y mucho la temperatura para el decisivo duelo de mañana en Múnich. Casi tanto como la presencia de la bella Jeinny Lizarazo en las inmediaciones del estadio madridista. La Puerta 55 vibró con los dos, el termómetro del Real.

- La bestia es Cristiano...

El madridista de a pie piensa que ya nada puede sorprenderle a estas alturas, que por Chamartín han pasado los mejores jugadores del mundo y que ya ha visto todo lo que tenía que ver, pero ¡se equivoca! ¡Y de qué manera! Se olvida de que tiene al mejor jugador del mundo vestido de blanco, que tiene a Cristiano Ronaldo: «Es una bestia, Nacho, hasta tocado nos gana los partidos», me repetía extasiado Martí, un catalán merengue y orgulloso al que los muchos kilómetros de vuelta a casa en plena madrugada del domingo ya no le parecían ningún problema.

- ...Y la bella es Jeinny

El nuevo fichaje de «El Chiringuito» puso patas arriba la Puerta 55. Se llama Jeinny Lizarazo, es de Miami, acaba de cruzar el charco y como ellos dicen: «Le va al Madrid». Los aficionados blancos se quedaban ojipláticos al verla: «Esto sí que es un fichaje Pedrerol y no el de Bale, qué belleza». Jeinny disfrutó a lo grande al pisar por primera vez el Santiago Bernabéu y alucinó con Cristiano Ronaldo: «Es todavía mejor de lo que pensaba, verlo en directo es una locura». Entre piropos, la bella Jeinny desaparecía entre la muchedumbre... no se preocupen, búsquenla en «El Chiringuito».

- Extintores para el Allianz

«En Múnich se van a quemar hasta los árboles», ha dicho el bravucón Rummenigge, mandamás del Bayern. ¿Se imaginan a Florentino Pérez diciendo algo así? Yo tampoco. Parece que algunos no aprenden... primero fueron las camisetas para la ida en las que se autodenominaban «la bestia negra», y ahora esto... «Están muy creciditos, pero se van a enterar estos alemanes de quién es el Real Madrid», me apuntaba un socio blanco pensando en la vuelta de las semifinales de la «Champions». «Si piensan quemar aquello, habrá que llevar algún extintor, ¿no?», me propuso Antoñito, el lotero de Fuengirola del que ya os he hablado en alguna ocasión. ¡Me eché a reír ante la ocurrencia! Nada mejor que responder con una sonrisa ante tanto aire de superioridad alemán.

- Los valores de Carvajal

Demostró tenerlos, los valores digo. Dani Carvajal se formó en Valdebebas; de hecho, puso la primera piedra de la Ciudad Deportiva, pero tuvo que emigrar a Alemania para buscarse la vida (como les ha sucedido a tantos otros españoles) y acabó convenciendo a todos para volver a la que es su casa. Ahora es titular del primer equipo y cuando tiene la fortuna de marcar, aprovecha para hacer gala de la humanidad y valores que se enseñan en «La Fábrica». Frente a Osasuna, dedicó el gol a Tito Vilanova, todo un gesto.

- No a las semis

Múnich y Lisboa, Lisboa y Múnich, dos pasos, dos escalones sólo para proclamarse reyes de Europa y una preocupación: «Si caemos otro año en semifinales, me da algo», proclamaba Angelines, una socia veterana y expectante ante lo de mañana... «Y a mí», le dije yo. Cuatro años seguidos quedando a las puertas de la «Décima» serían demasiados, pero esta vez tengo otro «feeling» muy diferente al de ocasiones anteriores. No sé, estoy convencido de que esta vez sí, de que este año toca la 9 +1.