Fútbol

Villar, presidente del Comité Organizador del Mundial Rusia 2018

La Razón
La RazónLa Razón

Villar ocupa el cargo en sustitución del francés Michel Platini, presidente de la UEFA que está inhabilitado provisionalmente por la FIFA durante 90 días.

Ángel María Villar va escalando puestos en el fútbol internacional con el único mérito de no estar imputado ni haber sido inhabilitado por la Comisión de Ética de la FIFA. El comité ejecutivo del máximo organismo del fútbol mundial lo designó ayer presidente interino del comité organizador del Mundial de Rusia 2018. Además, será el representante de la UEFA en el comité de urgencia que a partir de ahora presidirá el camerunés Issa Hayatou, presidente en funciones de la FIFA. El comité de urgencia es el que gobierna la FIFA en el día a día, el que toma las decisiones entre las reuniones del comité ejecutivo. Lo preside el presidente de la FIFA –Hayatou sustituye al sancionado Blatter– y lo componen los presidentes de todas las confederaciones continentales.

Villar hereda los dos cargos de Michel Platini, inhabilitado durante 90 días por la Comisión de Ética de la FIFA. Tanto el francés como Blatter siguen apareciendo en el organigrama de la Federación mundial con sus cargos, pero con un asterisco al que acompaña la explicación «provisionalmente suspendido». Villar, sin ninguna pretensión aparente de convertirse en el máximo dirigente del fútbol mundial o europeo, va asumiendo el poder que le van quitando a Platini, como hizo la semana pasada al presidir el comité ejecutivo de la UEFA, aunque el secretario general del organismo europeo, Gianni Infantino, se esforzó en explicar que no asumía por ello el cargo de presidente de la UEFA. «Sigue siendo vicepresidente primero», dijo.

Desde que asumió el gobierno de la FIFA, aunque sea de manera transitoria, Issa Hayatou se ha mostrado muy preocupado por la transparencia y una de las medidas que aprobó ayer el comité ejecutivo es la de permitir a la Comisión de Ética hacer pública, según su criterio, la información sobre los procesos que investiga. Ésta es una vieja aspiración de los dos órganos en que se divide la comisión, el instructor y el sancionador. «Hans-Joachim Eckert y Cornel Borbély [los presidentes] habían solicitado con insistencia este cambio en aras de la transparencia y de una mayor comprensión de su trabajo», explica el comunicado oficial de la FIFA.

El comité ejecutivo atendió también las propuestas del comité de reformas. Entre otras cuestiones solicitan limitar las funciones ejecutivas del comité ejecutivo para que pase a ser un órgano supervisor «del trabajo realizado por la administración y las comisiones permanentes». Proponen también un cambio de nombre y que pase a llamarse «Consejo de la FIFA». Otra de las propuestas es potenciar el papel de la mujer en el fútbol y obligar a todas las confederaciones a tener una mujer con derecho a voto en el Consejo de la FIFA.