Griezmann congela el Bernabéu al final y empata el derbi

El francés Antoine Griezmann, con un tanto a los 85 minutos, firmó tablas en el derbi madrileño e impidió que el Real sumara una nueva victoria, con lo que el Barcelona, que esta noche visita al Málaga, podría ser el nuevo líder de LaLiga Santander.

Cuando más controlado creía el Madrid que tenía el partido, se llevó un puñetazo de Griezmann, que empató el derbi y comprime un poco más la Liga. El delantero francés del Atlético encontró el hueco, dejó correr el balón ante la salida de Keylor Navas e hizo que el conjunto de Simeone sumase un punto.

Estaba, hasta entonces, el Madrid más o menos cómodo, con un tanto a favor y replegado pero sin sufrir en exceso, estaba cómodo atrás y no quería riesgos, pero hubo un error y Correa pudo controlar cerca del área sin oposición. Fue una de las mejores combinaciones del Atlético, que había estado jugando a esperar el fallo del rival durante casi todo el partido y que sólo al final encontró el premio.

Fue un golpe, una tremenda desilusión para el Madrid, que desde el tanto de Pepe contaba con los tres puntos. Puso más el equipo blanco, que se jugaba más y pudo ganar el partido si hubiese marcado algunas de las ocasiones que tuvo ante Oblak. El portero rojiblanco llegó a todo menos al remate del portugués, ya en la segunda mitad, en una falta que, cómo no, sacó Kroos. En esos minutos de la segunda mitad, la voracidad del Madrid hizo pequeño al rival, le llevó a su área, no le dejó salir y marcó. Fue un Madrid muy solidario, con un 4-4-2, con Bale siendo un extremo de toda la vida y guardando la línea del centro del campo. Kroos ponía orden por allí y Carvajal, más que Marcelo, se atrevía a romper el orden del rival.

Simeone situó a Carrasco en el lado del brasileño o bien para hacerle daño o bien para tapar sus subidas y lo consiguió. El argentino juega un partido táctico y otro psicológico. Si ya en la previa había hablado de Isco, ayer lo primero que hizo su equipo fue elegir campo: que el Madrid atacase en la primera parte en el fondo sur, cuando es una tradición que los partidos en el Bernabéu el equipo acabe atacando en esa portería, es superstición o realidad, pero cree más en las remontadas si juega en esa dirección. Tuvo que mirar hacia allí durante los primeros cuarenta y cinco minutos y le costó. Porque atacarle al Atlético exige mucha paciencia con el balón y no descuidarse ni un poquito atrás. Movían la pelota los de Zidane, quizá con demasiada lentitud de lado a lado para acabar muchas jugadas en centros laterales. Estuvo muy vivo Benzema gran parte del partido, porque está en un buen momento de forma y aportó lo suyo Ronaldo, cada día más implicado en el proyecto colectivo antes que en los números individuales. Pero este año no tienen el gol en la sangre como otras veces y además, les falta Bale, al que le está costando más de lo esperado regresar de su lesión. El galés juega más atrás pero solía tener potencia para que su arrancada no disminuyese por la distancia, sin embargo, no está, no consigue recuperar la brillantez que acostumbra. Tampoco tiene sus mejores días Modric, que después fue creciendo con el paso de los minutos.

Atacó el Madrid, sin perder la compostura porque sabía que un error ante los rojiblancos es lanzarse hacia el precipicio. Y casi le ocurre en un balón que perdió Ramos y que Griezmann no marcó. Pero era el Mardrid quien llevaba el peso y quien iba sumando ocasión a ocasión: un tiro de Ronaldo, otro de Benzema tras una pared con Cristiano. Siempre aparecía Oblak para detener. Un portero así es haber contratado el mejor seguro.

Se desmelenaron más los de Zidane tras el descanso porque el empate les sabía a poco y creció el ritmo del partido y se vio mejor que el Atlético, con más ambición, con más necesidad y también con más fútbol. Carvajal y Marcelo se atrevían y el orden rojiblanco ya no valía. Marcó Pepe y en el Bernabéu se tenía la sensación de que la Liga, entonces, estaba a un palmo.

Llegaron los cambios: Simeone dio paso a Correa y a Thomas, mientras que Zidane reforzaba el centro del campo con Isco y Lucas Vázquez. Tras un periodo de ida y vuelta por el gol, el partido se asentó: el Atlético tenía la pelota, el Madrid esperaba, pero estaba tranquilo, estaba bien, no concedía muchas ocasiones y una que tuvo el rival, estuvo rápido Keylor Navas.

Que no lo estuvo en la última, no llegó y Griezmann empató el partido. El Madrid ni siquiera acabó el partido acosando al rival, se quedó tocado. Queda mucho que remar

1 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Pepe (Nacho, m.67), Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Isco, m.76), Modric; Bale (Lucas Vázquez, m.81), Cristiano Ronaldo y Benzema.

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Koke, Gabi, Saúl (Correa, m.62), Carrasco (Giménez, m.86); Griezmann y Fernando Torres (Thomas, m.78).

Goles: 1-0, m.52: Pepe. 1-1, m.85: Griezmann.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (colegio vasco). Amonestó a Casemiro (37) y Carvajal (87) por el Real Madrid; y a Saúl (51), Godín (61) y Koke (88)por el Atlético.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 31a jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 80.000 espectadores.