Real Madrid

El Celta empuja al Real Madrid de la racha al bache

El  delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo
El delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo

Segunda derrota consecutiva del Madrid tras los 40 partidos sin perder. Necesita una remontada en la vuelta en Balaídos.

Lo que todo salía antes bien, le sale del revés ahora al Real Madrid, que ha pasado de 40 partidos sin perder a dos derrotas consecutivas. La de ayer, contra el Celta, le pone muy cuesta arriba la Copa del Rey y le obliga a una remontada en Balaídos, lo que no es descartable nunca. Habrá que ver si para el próximo miércoles, el equipo de Zidane vuelve a tener el destino de cara, porque ahora vienen mal dadas y hay que seguir tirando. Esto es el fútbol y la vida: te cambia la suerte y hay que aprender a ser flexible y adaptarse. Y cambiar o seguir apostando por lo mismo. Llega el momento de Zidane, para que demuestre cómo se desenvuelve en situaciones complicadas como la que se le presenta estos días. Una derrota admite pocas bromas en el Bernabéu, dos consecutivas son un motivo de preocupación. Y en la memoria, el desplome de tiempos de Ancelotti. En la mano del entrenador está manejar una situación casi novedosa, tras meses de navegar con el viento a favor.

Es peor la derrota que el juego, porque el Madrid tuvo buenos minutos, llevó el peso del partido y, sin grandes ocasiones, mereció adelantarse en el marcador. Ha habido partidos peores que el equipo blanco ha ganado. Ahora los pierde. Ahora empata el choque y en vez de remontar, le hacen otro gol. Antes, las bajas se sustituían con jugadores que daban la talla y ahora el sitio de Carvajal lo ocupa Danilo, un futbolista que siente todo el peso del Bernabéu sobre él. Es un mal que han sufrido muchos jugadores que se han puesto la camiseta blanca tras una buena carrera. Se equivocan una vez, se equivocan dos y da la impresión de que ya nadie, ni ellos mismos, esperan acertar a la siguiente. Danilo se fue entre los pitos de una afición impaciente y a la que le va a costar conquistar, si es que alguna vez lo logra.

No consiguió ser preciso el Madrid con su dominio, con Ronaldo de delantero centro y Asensio y Lucas Vázquez en ambos lados. Definitivamente ha abandonado la banda para convertirse en delantero centro puro. Se mueve mucho, pero, por lo menos ayer, remata menos. Le falta encontrar el secreto o la clave para moverse bien en pequeños espacios, con los centrales cerca de él, sin poder sorprenderles. Se movían bien Modric y Kroos, pero aguantaba sin muchos problemas el Celta. El conjunto de Berizzo tenía el plan muy claro: resistir todo lo que se pudiese y aprovechar la mínima ocasión. Iago Aspas molestó e irritó todo lo que pudo a Varane y a Ramos y fue en la segunda mitad cuando logró su objetivo en un contraataque frente al que no tuvo respuesta el Real Madrid. No habían jugado mal los locales, sin la intensidad de otros días y bajando el ritmo en ocasiones: no tenían prisa por encontrar la portería, pero en el gol del Celta, se olvidó de taparse. La jugada llegó por el lado de Danilo y tras un rechace la remató Aspas.

Se puso el Madrid en modo remontada, que tan bien se le ha dado en los últimos tiempos. Morata estaba en el campo por un lesionado Asensio y el Madrid jugaba ya con dos puntas, pero no terminaba de rematar los balones al área. Fue Marcelo quien remató un rechace, golpeó en un defensa y encendió a la grada, dispuesta, otra vez, a empujar al equipo. Es un ritual del Bernabéu: el comienzo de las remontadas, cuando los rivales se achican y el estadio se convierte en un volcán. Muchos de los 40 encuentros sin perder se consiguieron gracias a esos minutos finales.

Pero está todo del revés. No fue el Madrid quien marcó. Lo hizo el Celta, tras un fallo del futbolista más fiable. Lucas Vázquez, que siempre ha respondido, perdió un balón tonto en el medio del campo y condenó a su equipo. Se fue sustituido, con la cabeza gacha y un sentimiento de culpabilidad.

Se fue quedando sin fuerza el Madrid, agotado por los dos partidos contra el Sevilla, que está por ver cuánto daño más hacen. Pero aun así tuvo una última oportunidad para empatar: el remate franco de Benzema se marchó demasiado alto.

Queda la vuelta, en una semana. A ver si la vida se pone del derecho de nuevo.

. Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Casilla; Danilo (Benzema, m.80), Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez (Kovacic, m.71), Marco Asensio (Morata, m.53) y Cristiano Ronaldo.

2 - Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mayo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Rodoja, Marcelo Díaz; Pablo Hernández, Wass (Guidetti, m.89), Bongonda (Pione Sisto, m.87); e Iago Aspas (Sergi Gómez, m.82).

Goles: 0-1, m.65: Aspas. 1-1, m.69: Marcelo.

Árbitro: David Fernández Borbalán (colegio andaluz). Amonestó a Ramos (5) por el Real Madrid; y a Marcelo Díaz (42), Pablo Hernández (45) por el Celta.

Incidencia: encuentro de ida de los cuartos de final de Copa del Rey, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 58.196 espectadores con -2 grados de temperatura.