La guinda a un gran año

El Madrid se enfrenta a un nuevo reto, el de conquistar su primer Mundial de clubes. En esta nueva modalidad, aún no ha inscrito su nombre en el palmarés. Recordamos que sí lo hizo tres veces en la antigua Copa Intercontinental. Los hombres de Ancelotti afrontan este torneo con la ilusión de sumar el segundo título de la temporada (tras la Supercopa de Europa), y el cuarto del año (la ansiada «Décima» y la Copa del Rey). Posiblemente esta plantilla es una de las mejores de la historia del club, lo que levanta pasiones en la legión de seguidores por todo el mundo. Marruecos, que no es la excepción, ya se tiñe también de blanco.

Dos finales

Según la FIFA, el Real es el equipo que despierta mayor admiración, un equipo sin fronteras y, ahora mismo, lanzado a por todos los títulos en juego. Las sensaciones son inmejorables: pleno de puntos en la «Champions», líder destacado en la Liga y, además, con el mejor jugador del mundo, Cristiano Ronaldo. Ahí es nada: 25 goles en 14 partidos ligueros. Con estos números, el portugués va camino de pulverizar todos los récords. Pero el Madrid, Ancelotti, Cristiano y todo el vestuario saben que el fútbol a veces toma caminos inesperados. Por eso hay que disputar cada partido y cada torneo como si fueran auténticas finales. Éste también. Dos finales en Marruecos.

Expectación mundial

La ilusión del madridismo es máxima. No sólo por la conquista de cuatro títulos, sino por el fútbol que está desplegando. En todo el mundo se espera con expectación a este fantástico equipo, que puede poner en Marruecos con el Mundialito la guinda a un año espectacular, que tiene pinta de acabar blanco, blanquísimo...