Laporta vuelve a la carga

El ex presidente del Barcelona lidera la acusación particular por el acuerdo entre el club y la Fiscalía en el «caso Neymar»

Joan Laporta, en la pasada campaña a las elecciones del Barça
Joan Laporta, en la pasada campaña a las elecciones del Barça

El ex presidente del Barcelona lidera la acusación particular por el acuerdo entre el club y la Fiscalía en el «caso Neymar».

El que faltaba por aparecer en el «caso Neymar». El ex presidente azulgrana Joan Laporta ha presentado un escrito al juzgado de instrucción número 22 de Barcelona como acusación particular, al que se han unido otros socios, contra el acuerdo que ha alcanzado el Barça con la Fiscalía en el «caso Neymar». A partir de este acuerdo, el club admitía haber cometido dos delitos fiscales en los ejercicios 2011 y 2013 en el fichaje de Neymar, accedía a pagar una multa de 5,5 millones de euros y el ex presidente Sandro Rosell y el actual, Josep María Bartomeu, quedaban exonerados de cualquier cargo.

En un escrito remitido el 20 de junio a la Justicia, Laporta alega que el acuerdo firmado por la directiva de Bartomeu hace que la masa social del club «sea la parte perjudicada por la nefasta gestión de los directivos investigados (Bartomeu y Rosell)». Además de Joan Laporta, suscriben el escrito de acusación la mayoría de miembros de la candidatura con la que el ex presidente intentó asaltar de nuevo la presidencia el pasado verano, cuando Bartomeu logró 25.823 votos, por 15.615 de Laporta. Así, junto a Laporta firman el escrito los socios Miquel Camps, Jordi Casals, Marc Ciria, Mireia Fontanet, Maria Elena Fort, Josep Ignasi Macià, Rafael Martín, Xavier Puig y Rafael Yuste.

En el escrito, Laporta entiende que el «imputado» Sandro Rosell «llevó a cabo una serie de negociaciones con Neymar con la finalidad de contratarlo para el Barcelona, ostentando Bartomeu el cargo de vicepresidente primero deportivo, siendo responsable del área deportiva». «Ambos llevaron a cabo la negociación pretendiendo mostrar ante la opinión pública y ante la directiva del Barça que el coste final se adecuaría al límite de 70 millones de euros que la propia junta había establecido como cantidad máxima asignada a los fichajes de la temporada 2013-14, mintiendo Rosell y Bartomeu e indicando que el coste del fichaje era de 57 millones, cuando el gasto fue muy superior, cuando las operaciones se adecuaron a la veracidad y legalidad», añade. Por ello, Laporta razona que estos hechos «han supuesto la comisión de diversos delitos contra la Hacienda Pública, y que esta parte ha entendido que también son constitutivos de un delito de administración desleal».

Como consecuencia del pacto alcanzado para que sobre el Barcelona recayesen los delitos fiscales, y así quedar liberados de cualquier falta Bartomeu y Rosell, la acusación particular liderada por Laporta subraya en su escrito: «Esta representación entiende, todo sea dicho con el máximo respeto, que este acuerdo (de exonerar a Bartomeu y Rosell y cargar la culpa al Barça) podría suponer una irregular omisión en la persecución de delitos».

En el caso de que el juez no admita a trámite el escrito, el ex presidente puede presentar un recurso que podría detener cautelarmente el pacto alcanzado por el Barcelona con la Fiscalía, a la espera de que se resuelva el contencioso que el pasado día 20 iniciaron Joan Laporta y nueve de sus colaboradores en la campaña electoral del verano anterior.