Laporta y la junta okupa

La Razón
La RazónLa Razón

La presencia de Joan Laporta el pasado miércoles en RAC1, donde se despachó a gusto contra la actual junta directiva azulgrana, fue una clara manifestación de intenciones sobre lo que sería su vuelta a las elecciones en 2016. Y eso si Bartomeu y sus hombres no tienen que adelantar los comicios antes por todos sus frentes abiertos en los juzgados y en lo deportivo. Según la encuesta que hizo un posible candidato antes del partido ante el Celta, si Laporta se presentara a las elecciones saldría ganador con un 36 por ciento. Y eso le anima a seguir dando caña.

Viejos amigos

Laporta se siente fuerte después de ganar la batalla jurídica a esta junta directiva «okupa» y que está bajo sospecha permanente por tantas y tantas cosas. Y el ex presidente quiere guerra deportivamente hablando. La última cena con el superagente portugués Jorge Mendes en un restaurante de Madrid significó el encuentro de viejos amigos del fútbol. De hecho, después de la marcha de Laporta, el representante luso le contrató para dar varias conferencias y le presentó a personajes importantes relacionados con el fútbol internacional.

Extraños compañeros

Ya el pasado martes conté en El Chiringuito que la intención de Laporta sería fichar a Mourinho, aunque con el paso de los días lo ha negado. No voy a dudar de lo que dije, pero es lo que a Laporta le interesa decir ahora por razones políticas. La operación es muy difícil por razones obvias. Lo tiene todo en contra: socios, aficionados y Prensa. Pero el fútbol consigue unir extraños compañeros de viaje. Y el tiempo todo lo cura. Ya veremos cómo se desarrolla esta misión imposible.