Fórmula 1

Peligra la F-1 en Barcelona

La falta de un interlocutor tiene paralizada la renovación del contrato que acaba en 2019.

Una estelada, en las gradas del circuito de Montmeló el pasado fin de semana durante la celebración del Gran Premio de España
Una estelada, en las gradas del circuito de Montmeló el pasado fin de semana durante la celebración del Gran Premio de España

La falta de un interlocutor tiene paralizada la renovación del contrato que acaba en 2019.

La situación política en Cataluña ha puesto en duda la continuidad del Gran Premio de España en Montmeló. El contrato vigente, que expira en 2019, se firmó cuando todavía mandaba en la F-1 Bernie Ecclestone y, al contrario de lo habitual, la renovación no se ha producido al menos un año antes. Lo normal es que la dirección del circuito anunciase la prórroga del acuerdo durante la celebración del Gran Premio de turno, pero este año no ha sido así. La paralización de las administraciones catalanas y la falta de interlocutor válido han impedido una negociación real, ya que los propietarios –un 76 por ciento es de la Generalitat– deben aportar la mayor parte del canon necesario para que la F-1 recale durante tres años más en Barcelona. La responsabilidad de esa financiación lleva meses en el aire.

Liberty Media, los nuevos dirigentes de la F-1, exige unos 23 millones de euros anuales para ofrecer un escaparate publicitario de la ciudad infinito y, además, generar riqueza durante los días que se celebra la carrera. Pero en los últimos días han surgido diferencias que se han agravado durante la celebración del Gran Premio. El circuito quiere negociar a la baja el pago exigido, algo que están haciendo en Italia, Bélgica o Gran Bretaña, y eso ha puesto en guardia a Liberty Media para buscar alternativas. Además, durante el fin de semana hubo hechos que no gustaron a los promotores: la polémica con la duración de los himnos, daños y robos en los vehículos estacionados en el parking de la prensa internacional, gradas que no estuvieron llenas...

Liberty Media, promotora de la F-1, ha buscado otras opciones en España, pero... Valencia está descartado; Motorland Aragón no tiene infraestructura para albergar un acontecimiento así y Jerez tendría que replantearse la remodelación del trazado, algo que, por otro lado, no es imposible si se trata de recuperar la F-1. Además, Portugal también estaría interesada en tener de nuevo un Gran Premio.