A falta de Garbiñe, Carla Suárez

Carla Suarez celebra el triunfo
Carla Suarez celebra el triunfo

Carla Suárez vuelve a estar siete años después entre las ocho mejores del Abierto de Australia. La canaria disputará los cuartos de final después de encajar un rosco en el primer set y firmar una remontada que silenció la central de Melbourne. Carla se impuso a la australiana de origen ruso Daria Gavrilova, número 39 del mundo, y terminó imponiéndose por 0-6, 6-3 y 6-2 después de dos horas y tres minutos de tenis. En cuartos espera una de las aspirantes a desbancar a Serena Williams, Agnieszka Radwanska. La cuarta cabeza de serie ya fue semifinalista hace dos años y ha llegado a Australia después de ganar el último torneo de 2015 y el primero de 2016.

«Mantuve la fe y luché hasta el último minuto», aseguró Carla, que terminó con un vendaje en la parte inferior de la rodilla derecha. El partido ofreció las dos versiones de la española. En menos de media hora cedió el primer set. La fragilidad en su servicio prácticamente la «garantiza» sufrir un par de «breaks» por manga. La media de su servicio en el arranque fue de 136 kilómetros por hora y Gavrilova se limitó a aprovechar sus oportunidades. Con sólo diez puntos ganados, Carla supo rehacerse pese a los problemas físicos que comenzó a sufrir avanzado el segundo set y que obligaron a la intervención del médico de la WTA. El constante apoyo de la grada no le sirvió a la australiana para frenar el revés más estético del circuito.

Djokovic sobrevive

Con cien errores no forzados y después de cinco sets y cuatro horas y media, el número uno del mundo alcanzó los cuartos de final donde se medirá al japonés Nishikori. «Nole», que había acumulado 78 errores no forzados en los tres partidos anteriores, alcanzó el centenar ante el francés Gilles Simon. El galo estuvo muy cerca de protagonizar la gran sorpresa del torneo. Federer se paseó (6-2, 6-1 y 6-4) ante el belga Goffin para seguir aspirando a su decimooctavo «Grand Slam».

Sólo queda Ferrer

«Ferru», que se mide mañana en octavos con el cañonero John Isner, es el único español superviviente en el cuadro masculino después de la derrota de Roberto Bautista. El checo Tomas Berdych se impuso al castellonense por 4-6, 6-4, 6-3, 1-6 y 6-3. Bautista ratificó su notable arranque de temporada y llevó al número seis del mundo hasta la quinta manga. «Le he jugado de tú a tú y me he visto muy cerca», dijo el español.