Un respiro para María

El TAS rebaja en nueve meses la sanción de dos años impuesta a Sharapova por consumo de Meldonium. El 26 de abril podrá jugar

María Sharapova saluda al público tras uno de sus partidos

El TAS rebaja en nueve meses la sanción de dos años impuesta a Sharapova por consumo de Meldonium. El 26 de abril podrá jugar

El 8 de marzo de 2016 fue el día más triste en la carrera de María Sharapova. Ayer, 4 de octubre, resultó ser uno de los más felices y el 26 de abril de 2017 su alegría será, seguramente, mucho mayor. Estas tres fechas marcan su vida desde que fue castigada durante dos años por consumo de Meldonium, un medicamento admitido en el pasado, pero que pasó a ser prohibido y la rusa siguió tomando. Entre lágrimas, la tenista reconoció su error al no apartarse de este fármaco que permite oxigenar la sangre más rápidamente, pero al mismo tiempo defendió su inocencia y anunció que lucharía por rebajar la condena. Recurrió al TAS, que no se distingue por contravenir las decisiones de otras instancias de la justicia deportiva, y María ha conseguido una nueva victoria en su carrera.

«Sharapova podrá competir a partir del 26 de abril de 2017 después de la reducción del periodo de descalificación», anunció Shamil Tarpíschev, presidente de la Federación Rusa de Tenis. Su recurso había sido escuchado y su sanción quedaba reducida en 9 meses, de 24 a 15. «Violó las reglas antidopaje al consumir un fármaco incluido en la lista de sustancias prohibidas, pero éste no fue un error “significativo”. Por ello, la descalificación de quince meses es el castigo más apropiado», decía el TAS, que ha tenido en cuenta que tanto ella como su equipo no se dieron cuenta de que desde el 1 de enero de 2016 el producto había pasado a ser considerado como dopante.

Con la nueva sentencia, Sharapova sólo se perdería uno de los cuatro grandes del próximo curso. No llega a tiempo a Australia, pero ya en Roland Garros podrá estar sobre la arcilla roja cerrando su carrera como ella quería: compitiendo, y no castigada por hacer trampas. «He pasado de uno de los días más duros de mi carrera, cuando conocí la sanción, a uno de los más felices, cuando hoy (por ayer) he sabido que puedo regresar al tenis en abril», admitía la rusa en las redes sociales. «El tenis es mi pasión y ya cuento los días que me quedan para estar de vuelta. En su momento sentí como si me quitaran algo que amo, así que la sensación de tenerlo de nuevo es genial», añadía la tenista, insistiendo en que sólo fue fallo involuntario. «Asumí desde un principio mi responsabilidad por desconocer que el suplemento que había estado tomando durante los últimos diez años no estaba permitido», dando por buena la reducción de pena decidida por el TAS.

«Espero que la ITF y los órganos antidopaje del tenis aprendan cómo trabajan otras federaciones para que ningún otro tenista tenga que pasar por esto», admitía en relación a la falta de información sobre las novedades en la lista de sustancias prohibidas. Más de 100 deportistas han dado positivo por Meldonium este año, pero algunos pudieron demostrar que dejaron de tomarlo antes del 1 de enero y lo encontrado en los análisis sólo eran restos que quedaban en su cuerpo.