Alberto Nadal: «El Gobierno no tiene constancia de ninguna operación con Repsol»

Secretario de Estado de Energía

«El informe de Castor estará terminado en  cuestión de semanas»
«El informe de Castor estará terminado en cuestión de semanas»

– Vamos a empezar por lo más reciente en el tiempo. ¿Qué pasa con Repsol y el supuesto interés de Pemex y Carlos Slim para hacerse con el control de la petrolera?

– Pemex es accionista de Repsol y la empresa mexicana la ve como un socio importante porque su tecnología de refino está entre las mejores del mundo. El Gobierno no tiene ninguna constancia de que haya ningún movimiento para cambiar el accionariado de la compañía ni la estructura de propiedad. No tenemos ningún tipo de comunicación oficial al respecto.

– Pero el ministro Soria se ha entrevistado hace unos días en México con el secretario de Estado de Energía de aquel país...

– También hemos tenido una reunión con el secretario de Energía de EE UU hace unos días. Son cosas habituales.

– Este tipo de operaciones no salen de la imaginación de una persona...

– Repsol es una magnífica empresa, tiene una importante capacidad de refino, una gran red de distribución y una excelente tecnología de exploración y explotación de yacimientos. Todas estas cosas pueden suscitar el interés del mercado. Pero, a día de hoy, el Gobierno no tiene ninguna constancia de que exista ninguna operación en marcha.

– ¿El Gobierno tiene capacidad de vetar una operación de esas características?

– El sector energético es estratégico, no hay ninguna actividad que no utilice energía.

– ¿Cómo va la reforma energética?

– Ya está en vigor un real decreto ley y el proyecto de ley que se envió al Parlamento a mediados de septiembre pasará al Senado la próxima semana para su discusión. A mí me gusta hablar de la reforma eléctrica como de una ley de estabilidad presupuestaria para el sector eléctrico español.

– ¿Por qué?

– A principios de esta legislatura, el sector eléctrico tenía una deuda acumulada de 26.000 millones de euros y, lo que es más grave aún, el déficit anual del sistema hubiera superado los 10.000 millones si no se hubieran tomado medidas.

– ¿Cómo se ha llegado a esa situación?

– Como consecuencia de decisiones de política energética tomadas en las dos últimas legislaturas. En 2003, por ejemplo, no había déficit de tarifa y el coste de la energía en España estaba en la parte media baja de Europa. En unos pocos años se ha pasado a un sistema caro, que eleva los costes para los consumidores domésticos e industriales y que crea cantidades ingentes de déficit. Si hubiéramos tenido que trasladar a la tarifa los costes del sistema tendríamos que haber subido el recibo de la luz un 40%.

– ¿Y qué se ha hecho?

– Pedir un esfuerzo importante a todos los agentes del sector. Hemos cambiado todo el sistema retributivo y hemos trasladado al consumidor lo mínimo posible. Al sector se le ha pedido la mayor parte del esfuerzo, era la única forma de darle viabilidad.

– ¿Y todo en las dos últimas legislaturas?

– El Gobierno actual se ha encontrado con una herencia francamente mala, que ha tenido que enderezar en muy poco tiempo. El agujero que nos han dejado en el sector es proporcionalmente uno de los más grandes de su legado.

– ¿Cuál es el origen del déficit?

– Hay dos momentos. En la primera legislatura de Zapatero se elevan los costes de la energía y se enmascara bajando artificialmente los precios para que el consumidor final no lo note. Se generan así los primeros déficits. El otro momento es partir de 2007, con la introducción sin control de las energías renovables en España, en un momento en que la tecnología estaba inmadura y los costes eran muy elevados. Esto aceleró el déficit.

– ¿A qué se refiere cuando dice sin control?

– En la planificación energética de esos años se estableció como objetivo para la energía fotovoltaica 400 megavatios. Como eran las CC AA las que tenían que autorizarlo y no había excesivo control por parte del Ministerio de Industria se terminaron haciendo 2.600 megavatios. El problema es que un megavatio/hora de energía fotovoltaica costaba producirlo 480 euros y el mercado lo pagaba a 40 euros; su instalación valía entonces 7 millones y hoy cuesta uno. España se llenó de placas solares y de molinos eólicos cuando todavía los costes eran muy elevados con la única pretensión de ser los primeros.

– ¿La culpa es sólo de las renovables?

– No, también del «boom» inmobiliario y las obras civiles. El sistema eléctrico es hijo de la fiesta que fue la economía española entre los años 2004 y 2007.

– ¿Qué más pretende la reforma?

– Evitar que se repita una situación similar. Y pensamos que con las medidas que ya hemos tomado el sector es autostenible a partir del año que viene.

– Pero con una de las energías eléctricas más caras de Europa...

– Sí, sólo es más cara en Irlanda y Chipre, pero son islas. Entre los años 2004 y 2011 el recibo de la luz ha subido un 67% y hasta ahora no hemos sido capaces de cubrir los costes del sistema.

– Es una carga casi insostenible para muchas familias...

–No podemos rebajar la luz. Lo que sí estamos haciendo es que no impacte de lleno en el consumidor.

– ¿Por qué no puede bajar la luz?

– Porque tenemos un desfase de partida de 10.000 millones. No podemos revertir las decisiones de política energética de las dos legislaturas anteriores.

– ¿Cuándo estará aprobada la reforma?

– Estará lista para la segunda mitad de diciembre. A partir de entonces, se aprobarían las normas de desarrollo (muy complejas) con la finalidad de que antes de fin de año o en el mes de enero tengamos aprobado todo el paquete legislativo.

– ¿Además de en la electricidad en qué otros sectores se ha trabajado?

– Se han tomado medidas para aumentar la competencia en el sector de las gasolineras, que puede empezar a notarse a partir de marzo de 2014, porque tienen doce meses para adaptarse a las condiciones que les exigimos. En gas hay un déficit no tan grande como el eléctrico, pero importante, que hay que acotar ya.

– ¿Nuclear sí o no?

– Hay que ser ponderados. No hay energías buenas y malas. Caben todas.

– ¿Hay que tener campeones nacionales en el sector energético?

– El tamaño de las empresas no es tan importante como el tamaño del mercado. Hay que crear el mercado energético europeo.

El informe de Castor estará terminado en cuestión de semanas»

– La actividad de la plataforma de gas de Castor fue suspendida por el Ministerio de Industria a principios de octubre. ¿Cuándo se sabrá lo que pasó en la planta?

– La platafoma de gas de Castor tiene una suspensión temporal e indefinida ordenada por este Ministerio hasta que se haya redactado un informe definitivo de los expertos sobre lo que ha pasado allí. Lo más impotante para nosotros es la seguridad en la coste norte de Castellón y en la sur de Tarragona. El informe no tiene una fecha obligatoria en la que tenga que estar redactado, pero nosotros esperamos que pueda estar terminado en cuestión de semanas.