Europa

La compra de Ono por Vodafone o Liberty crearía más competencia, según Fitch

La agencia de medición de riesgo Fitch considera que la posible compra de Ono por parte de Vodafone o de Liberty podría intensificar la competencia en el mercado español de las telecomunicaciones y generar una mayor presión sobre Telefónica.

La agencia de medición de riesgo Fitch considera que la posible compra de Ono por parte de Vodafone o de Liberty podría intensificar la competencia en el mercado español de las telecomunicaciones y generar una mayor presión sobre Telefónica.

Fitch, que asegura que no tiene información específica acerca de un posible acuerdo, cree que una potencial venta de Ono a Vodafone podría llegar a ser más perjudicial para el "status quo"acelerando la puesta en marcha de paquetes integrados de telefonía fija y móvil.

Estos productos, añade la agencia, han demostrado ser muy populares entre los clientes españoles sensibles a los precios y han ayudado a los operadores a protegerse contra las pérdidas de abonados al mejorar la fidelidad del cliente.

Los rumores surgidos en los últimos días apuntan a que Vodafone y Liberty habrían mantenido conversaciones para hacerse con el control de Ono, que no entra a comentar este supuesto.

La operadora de telecomunicaciones Ono busca salir a bolsa cuando la situación del mercado lo permita ya que le permitiría seguir siendo autónoma y poder acceder a fuentes financieras razonables.

Fitch subraya que Telefónica lanzó su paquete de Fusión en el cuarto trimestre de 2012 y que a finales de septiembre de 2013 se habían inscrito cerca de 2,6 millones de clientes, mientras que Ono casi triplicó el número de clientes que se suscribieron a servicios fijo y móvil en un período similar.

Además indica que Ono ofrece servicios móviles a los 1,9 millones de clientes que ya tienen una línea fija con la empresa, "lo que limita la amenaza competitiva que supone para Telefónica".

En este sentido, considera que una toma de control por parte de Vodafone, que tiene 14 millones de clientes de telefonía móvil en España, crearía nuevas e importantes oportunidades de venta cruzada.

Fitch agrega que Liberty Global no tiene una base de clientes de móvil o fijo existente en España, por lo que no tendría oportunidades de venta cruzada inmediatas.

Sin embargo, subraya la agencia de calificación, la empresa tiene mucha experiencia en la prestación de servicios convergentes mediante la compra mayorista de acceso a las redes móviles de otros operadores.

Sus negocios de Virgin Media y Telenet en el Reino Unido y Bélgica son algunos de los proveedores más avanzados de Europa, señala Fitch, que valora también la experiencia de la compañía en el manejo de redes de banda ancha.

Asimismo, indica que Telefónica ha anunciado planes para expandir su red de fibra para cubrir 8 millones de hogares a finales de 2015 desde los 3,5 millones de finales de 2013.

Así, una toma de control de Ono sería un objetivo más importante para el grupo a fin de defender su cuota de mercado y ampliar su oferta de servicios convergentes.

Independientemente de un acuerdo, Fitch cree que es posible que el paro y la débil confianza de los consumidores en España mantenga la presión sobre los ingresos internos de Telefónica aunque la compañía ha tomado medidas decisivas para conservar efectivo y reestructurar las operaciones, reduciendo además su apalancamiento.