Lagarde: «El colapso económico se ha detenido, debe evitarse la recaída»

Christine Lagarde, directora del FMI
Christine Lagarde, directora del FMI

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, afirmó hoy que se "ha detenido el colapso"en la economía mundial, pero que debe "evitarse la recaída"de cara a 2013, con mayores reformas.

"El colapso ha sido detenido, gracias las políticas de los países avanzados, aunque a menudo a última hora", explicó Lagarde en rueda de prensa en la sede del FMI en Washington para analizar los desafíos que enfrenta la economía global.

La exministra francesa de Finanzas señaló, no obstante, que queda "todavía mucho trabajo por realizar, para asegurarnos de que no volvamos a caer en la recesión".

A su juicio, el principal problema que enfrenta la economía es la "incertidumbre"aún existente, por lo que debe profundizarse en las reformas para "devolver la confianza".

Especialmente, agregó, en las economías avanzadas el reto es volver a "una política fiscal sostenible"a medio plazo.

Respecto a la zona euro, foco de las tensiones económicas en los últimos años, Lagarde destacó que "se ha avanzado mucho".

Sin embargo, subrayó que hay aspectos en los que aún resta por hacer, como "avanzar en la unión bancaria"y adelantó que, si la recesión se mantiene, podría necesitarse "una mayor relajación"de la política monetaria por parte del Banco Central Europeo (BCE).

ha calificado de "un paso en la buena dirección"las reformas del mercado laboral adoptadas recientemente en España o Francia.

Lagarde recalcó la voluntad observada en los países de la unión monetaria para llevar a cabo reformas necesarias y decisivas, aunque recordó que las exigencias para cada país son distintas.

"Cuando se ve el reciente acuerdo alcanzado por los agentes sociales en Francia para reformar el mercado laboral, eso es un paso en la buena dirección; cuando se ven las reformas de la autoridades de la competencia en Italia es un paso en la buena dirección; cuando ves la reforma del mercado laboral en España, eso es un paso en la buena dirección", remarcó,

Asimismo, subrayó que también se están llevando a cabo reformas a nivel europeo, como en el marco de la disciplina fiscal o la unión bancaria. Así, reconoció que se puede estar impaciente sobre cómo será por ejemplo la unión bancaria, pero afirmó que pese a quede mucho por hacer "no se puede acusar a los europeos de no encarar sus responsabilidades".

Por otra parte, Lagarde mostró su satisfacción porque se haya vuelta a recuperar la confianza en Grecia y las cosas sean diferentes

a hace unos meses, al mismo tiempo que mantuvo que lo mejor para el país es que se mantenga la promesa de concederle un poco más de tiempo para alcanzar sus objetivos.

En concreto, destacó el compromiso de los socios europeos de Grecia de apoyar al país con nuevas ayudas para aliviar su carga de deuda en caso de que sea necesario, siempre y cuando el Gobierno heleno cumpla con sus compromisos, algo que se valorará con el tiempo.

Preguntada por si considera que el FMI cometió errores en el rescate de Grecia, incidió en que no está interesada "ni en rescribir la historia ni en echar la culpa a nadie", y aseguró que su principal interés y esperanza es poder seguir trabajando de forma conjunta y que el pueblo griego, que tantos sacrificios ha hecho, pueda recoger sus beneficios y respalde al Gobierno para volver al crecimiento.

Respecto a Portugal, Lagarde consideró que ha hecho un "trabajo excelente"para reducir su déficit presupuestario y apuntó que, aunque aún faltan cosas por hacer, el país está llegando "al final del programa". "Espero que logre llegar al crecimiento y al empleo", agregó.

Así, incidió en que el FMI ha hecho al país sus propuestas, pero ahora le corresponde al país decidir que es lo más conveniente para él. Así, añadió que si el Gobierno luso tiene otras propuestas diferentes que sirvan para alcanzar la consolidación fiscal y preservar la cohesión social, le parece "bien y legítimo".

La conferencia de prensa de Lagarde, la primera del año, se produce una semana antes de que el FMI publique su informe actualizado sobre las "Perspectivas Económicas Globales", con sus nuevas previsiones.