Los bancos mejor gestionados suponen menos costes de recapitalización a los contribuyentes

Expertos de la Universidad de Navarra, del FMI y de la Universidad de Alicante presentan en el Parlamento Europeo un estudio pionero sobre el modelo de rescate bancario

Laura Valderrama, el comisario Michel Barnier, el eurodiputado Pablo Zalba, y el profesor  Antonio Moreno
Laura Valderrama, el comisario Michel Barnier, el eurodiputado Pablo Zalba, y el profesor Antonio Moreno

Unión bancaria con supervisor único, una política monetaria que tenga en cuenta a todos los países de la Eurozona y buena gobernanza bancaria. Estas son las claves para evitar futuras crisis financieras.

Unión bancaria con supervisor único, una política monetaria que tenga en cuenta a todos los países de la Eurozona y buena gobernanza bancaria. Estas son las claves para evitar futuras crisis financieras. Así lo revela un grupo de expertos en investigación bancaria de la Facultad de Economía de la Universidad de Navarra, de la Universidad de Alicante y del Fondo Monetario Internacional (FMI) quienes han presentaron en el Parlamento Europeo un estudio pionero que analiza las recapitalizaciones de bancos con dinero público en el periodo comprendido entre enero de 2004 y diciembre de 2012 en 24 países.

El estudio, presentado en el Parlamento de Estrasburgo ha sido coordinado por Reyes Calderón, decana de la Facultad de Económicas de la universidad de Navarra. En el acto intervinieron entre otros el comisario de Mercado Interior y de Servicios Michel Barnier –que fue el encargado de presentarlo-, el vicepresidente de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, Pablo Zalba Bidegain y el profesor Germán López Espinosa quien reveló que los bancos mejor gobernados "han supuesto menores costes de recapitalización para los contribuyentes".

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, Zalba, apuntó que este estudio pone de manifiesto que el modelo utilizado por la mayoría del sector bancario español ha supuesto un ejercicio de transparencia que ningún otro sector bancario de la Unión Europea ha llevado a cabo. Por otra parte, el estudio demuestra la imperiosa necesidad en la Unión Europea de implementar cuanto antes la Unión Bancaria. "No tengo ninguna duda de que el día en que los tres pilares estén implementados, el sector bancario europeo estará reforzado ante futuras crisis, por lo que animo al comisario Barnier a seguir trabajando en impulsar la Unión Bancaria y el fondo ", concluyó el eurodiputado navarro.

El comisario Barnier, quien recordó que entre 2008 y 2012 los Estados miembros de la Unión Europea han dedicado más de 550.000 millones de euros de dinero público a ayudar al sector bancario, defendió la necesidad de acordar una solución a escala europea que sea válida con los grupos bancarios más internacionales.

La recapitalización pública bancaria ha supuesto entre 2008 y 2012 "un desembolso de dinero público sin precedentes en Europa y Estados Unidos para recapitalizar bancos privados", recalcó el profesor Antonio Moreno. A modo de ejemplo citó uno de los más gravosos para el contribuyente, el Royal Bank of Scotland que necesitó aproximadamente 76.300 millones de dólares; mientras que Citigroup y Bank of America necesitaron cada uno 45.000 millones; Bankia, 28.900 millones; y Commerzbank, 24.200 millones.

A día de hoy, los bancos de Estados Unidos han devuelto ya el 97% de lo prestado por el gobierno, pero "en Europa hemos sido mucho más lentos y hemos usado instrumentos muy heterogéneos", explicó Moreno. Por ejemplo, en España la gran recapitalización ha sido en 2012 –en EEUU fue en 2008- y se ha devuelto una parte "muy pequeña".

Por su parte, el profesor Antonio Rubia indicó que la diversificación internacional "ha tenido un efecto neto positivo en la banca, reduciendo tanto la probabilidad de recibir recapitalización como el volumen de capital necesario para rescatar un banco, y por tanto, los costes esperados de una intervención pública". Esta evidencia apoyaría la estrategia seguida, por ejemplo, por los grandes bancos españoles, que amparados por incentivos fiscales, realizaron en su momento grandes inversiones de expansión internacional, principalmente, en Sudamérica. Según argumentó, esta estrategia les ha proporcionado "una fuente robusta de ingresos durante el periodo de crisis y ha reducido su exposición al mercado hipotecario doméstico". Junto con otros factores, este aspecto ha sido clave para entender por qué los bancos han mostrado mayor fortaleza financiera que las cajas de ahorros en España.

"Para prevenir futuros rescates públicos bancarios, para hacer que nuestra banca sea menos vulnerable y menos costosa para el contribuyente en el futuro, necesitamos más Europa", subrayó Moreno. Más Europa en forma de unión bancaria con organismo único que supervise solvencia, liquidez, gestión y fuentes de financiación de los bancos de una manera eficaz y común a todos los países de la Unión. Más Europa en forma de una política monetaria que tenga en cuenta al conjunto de países de la Unión, y no sólo a los más grandes. Y más Europa para impulsar medidas de buena gobernanza a escala europea que eviten crisis que se transmitan a toda la Unión Europea.

El estudio demuestra que los bancos con capital de mayor calidad han supuesto menores costes de recapitalización para los contribuyentes. Por eso el profesor López Espinosa opina que a un banco "se le ha de pedir que sea eficiente, esa es la mejor medida para valorar la calidad del equipo gestor. Si tiene una dimensión social acentuada, al final esto puede suponer mayores costes para los contribuyentes". Además, considera que "un nivel de competencia excesivo"implicará márgenes muy estrechos y una exposición significativa de los bancos a los cambios de ciclo.

La investigación resulta única por la amplitud del periodo de estudio y por la base de datos que ha generado, ya que incluye información de países como EE. UU., Reino Unido, Irlanda, España, Francia, Alemania, Australia, Canadá, Japón y Bélgica, entre otros. Incluye datos muy pormenorizados de 84 bancos de 24 países. Instituciones financieras de tamaño grande, representativas de su país.