Varufakis cae en desgracia tras su fracaso con Bruselas y es retirado de la negociación

Tsipras cambia a los interlocutores con la UE para buscar un acuerdo. La Comisión Europea celebra el relevo

Yanis Varoufakis
Yanis Varoufakis

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, aplica su particular castigo a su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, tras los desencuentros de los últimos días con los socios.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, aplica su particular castigo a su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, tras los desencuentros de los últimos días con los socios. El Gobierno de Syriza decidió ayer cambiar a su equipo negociador con las instituciones de la troika y marginar al polémico Varufakis, según interpreta la Prensa local, que considera el gesto una reacción al fracaso del ministro en las discusiones con los acreedores.

El último episodio de esa saga de tropiezos con los socios de la eurozona fue provocado por un mensaje en Twitter en el que el propio Varufakis daba «la bienvenida al odio» de sus colegas europeos, jactándose de que eso era bueno para su país. Una forma de responder a las críticas recibidas por numerosos ministros tras el Eurogrupo celebrado en Riga el pasado viernes que ha colmado el vaso del aguante en el seno del Ejecutivo izquierdista. El representante heleno, además, volvió con las manos vacías de esa importante reunión, en un momento en que el país necesita de forma urgente algún tipo de ayuda para resolver sus acuciantes problemas de liquidez.

Pese a reiterar su apoyo a Varufakis, el Gobierno griego decidió designar como coordinador del grupo negociador al viceministro de Asuntos Exteriores, Euclid Tsakalotos, en un movimiento que ha sido interpretado por los medios helenos como una forma de apartar de la escena al titular de Finanzas y que disparó las especulaciones sobre un posible relevo en el cargo.

El aspirante a la cartera

Los cambios también implicaron la sustitución de su secretario general, Nikos Theocharakis, como representante de Grecia en el «Grupo de Bruselas» por Yorgos Juliarakis, considerado próximo al vicepresidente Yannis Dragasakis, quien fuera aspirante a la cartera de Finanzas antes de las elecciones. Se trata de otro gesto que ha puesto en tela de juicio el papel de Varufakis en el proceso de negociación.

Aunque formalmente Varufakis seguirá encabezando la delegación griega en el Eurogrupo, todos los análisis indican que la maniobra del Gobierno supone una pérdida de peso del ministro en los trabajos en Bruselas, encaminada a desencallar las relaciones con los socios y lograr un acuerdo lo antes posible.

El papel predominante

La Comisión Europea celebró al instante los cambios anunciados por el Gobierno de Grecia en sus equipos negociadores, al considerar que dan un papel predominante a Tsipras frente al liderazgo ejercido hasta el momento por Varufakis. «Las autoridades griegas han anunciado que Yorgos Juliarakis tendrá un papel de coordinación a partir de ahora en el grupo y entendemos que el primer ministro estará más directamente implicado en el asunto. Esto es positivo», indicaron fuentes comunitarias a Efe. También los mercados mostraron su alivio tras la decisión de restar protagonismo a Varufakis. De hecho, los principales parqués europeos abrieron la sesión de ayer con pérdidas, debido básicamente a la tensión entre Grecia y los socios desde el Eurogrupo celebrado el viernes, pero dieron pronto la vuelta ante el gesto del Gobierno heleno, así como ante la filtración de nuevas reformas económicas por las que Atenas podría estrechar aún más sus «líneas rojas».

El Ibex 35 terminó la jornada con una subida del 1,17%, que le situó en los 11.640,2 puntos, pese a iniciar la misma con una caída aproximada del 1%. También la prima de riesgo de nuestro país experimentó una mejora al reducirse hasta los 114 puntos básicos al cierre de la sesión.

El «grexit» dispararía la prima española

Un informe del banco de inversión Goldman Sachs sobre las consecuencias negativas de una salida de Grecia del euro hizo temblar a los mercados ayer a primera hora. La nota enviada por la entidad americana el domingo auguraba que un «Grexit» dispararía la prima de riesgo de España e Italia hasta los 400 puntos básicos. Esto supondría un duro golpe para el indicador español, que ahora se sitúa en 114 puntos básicos. Debido a esa advertencia y a las turbulencias en las negociaciones, la prima española subió 6 puntos, pero dio la vuelta a la baja a lo largo del día. El interés del bono a diez años se situó en 1,301% en el mercado secundario.