El verdadero fin del mundo

El CDN estrena la obra de Paco Zarzoso «Hilvanando cielos», que explora la extraña tranquilidad que impera minutos antes de un apocalipsis real

Una escena de la obra de Paco Zarzoso
Una escena de la obra de Paco Zarzoso

¿Son capaces de contar el número de películas que han actualizado el Apocalipsis? Pues no se preocupen que, aunque Paco Zarzoso sitúa esta trama a pocas horas del fin del mundo, no verán un «remake» de «Independence Day»: «La obra plantea eso, pero es solo una fórmula para crear un territorio inflamable y acercar la mano al fuego. A mí no me interesaba una visión hollywoodiense de qué pasa en el mundo, sino aproximarlo a un núcleo familiar de cinco personas y observar cómo se enfrentan a la muerte y también a la vida. Tiene mucho de comedia, aunque podía ser una tragedia», admite el autor y director. Así, el abuelo (Luis Campos), un veterano actor que trabajó para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, prefiere enfrentarse a la locura del mundo con más locura. Su hijo (Carles Sanjaime) opta por el hedonismo y se consuela con una amante; su mujer (Lola López), que es una arquitecta, continúa con los planos de un centro odontológico que nunca se construirá a causa de la catástrofe. «Faltan seis meses para el final y no hay guerras ni gente que atraque supermercados, incluso se oyen aviones. Es muy evidente esa cosa humana de la negación de la muerte. Todo sigue igual por no querer mirarla de frente; pero, durante la obra, hay varios acontecimientos catastróficos, como la muerte de los perros guardianes por un meteorito que afecta a la vecina (Ruth Atienza). A pesar de eso, existe una necesidad de aferrarse al día a día», continúa Zarzoso.

Con estas palabras es imposible no pensar en la difícil situación económica que atraviesa el continente y la sensación de normalidad que impera en las calles: «Conscientemente, no escribí una obra sobre la crisis, pero, lo más probable es que haya mucho de reflejo. Existe una sensación de catástrofe, de alerta, de que corre peligro hasta lo básico y se plantea la idea de que hay que cambiar. Algo ha fallado en la construcción que hemos hecho de nuestra civilización. Por ejemplo, el abuelo se refiere a una vía muerta del tren que hay cercana por la que pasan mercancías que han desplazado a los de personas. En definitiva, hablamos de una sociedad que da más valor a la mercancía», explica Zarzoso.

El autor escribió esta obra por encargo del Teatro San Martín de Buenos Aires, al que invitaron a varios autores latinoamericanos a trabajar con actores argentinos. «Hilando cielos» obtuvo una repercusión satisfactoria para el autor durante los tres meses que estuvo en cartel. A la vuelta, decidió plantear el proyecto al Centro Dramático Nacional, que aceptó coproducirla con interpretes españoles, a excepción del abuelo, que es el mismo que al otro lado del Atlántico. El dramaturgo considera que, aunque el texto sea el mismo, «el montaje de aquí es muy diferente al de Buenos Aires».

Aunque no haya sido habitual colaborar con centros públicos de la enjundia del CDN, Paco Zarzoso lleva desde 1998 remando por mantener a flote su compañía, La Hongaresa, en la que ha escrito y dirigido montajes con Lluisa Cunillé como «Viajeras», «El alma se serena» o «Patos salvajes». Admite que es todo un desafío enfrentarse a la dirección de una obra propia: «Por un lado, resulta fácil, porque al conocer la obra, puedes usar atajos para llegar rápido en algunos momentos. Pero, a veces, uno se plantea si usarlo no frena la iniciativa de los actores que en algunas ocasiones, pueden llegar más lejos que el propio texto».

Cuándo: del 23 de enero al 24 de febrero. Dónde: sala Francisco Nieva. Teatro Valle-Inclán. Madrid. Cuánto: 20 euros.