Monedero justifica sus trabajos para Neurona como «constructor de opinión pública»

Su defensa envía más documentación al juez para intentar acreditar que sí llevó a cabo las tareas de consultoría por las que cobró 26.200 euros

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, tras declarar como investigado ante el juez del "caso Neurona" el pasado 15 de marzo
El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, tras declarar como investigado ante el juez del "caso Neurona" el pasado 15 de marzoMarta Fernández Jara

Juan Carlos Monedero sigue empeñado en acreditar ante el juez del «caso Neurona» que sus trabajos para la consultora mexicana se prestaron realmente y que no cobró 26.200 euros como comisión por la contratación de Neurona Comunidad por parte de Podemos para la campaña de las generales del 28 de abril de 2019.

Su defensa ha remitido ahora al juez Juan José Escalonilla una memoria USB con documentación que le reclamó el instructor -que investiga la supuesta financiación irregular de Podemos- en relación a los links que aportó para certificar que Monedero se desplazó efectivamente en 2018 a México, Colombia y Argentina para prestar esas tareas de consultoría (a razón de 100 dólares la hora por un total de 300) de las que la UDEF y el juez desconfían.

Pero la parte nuclear de su defensa -al margen de su declaración ante el juez como investigado el pasado 15 de marzo- se encuentra en el escrito que su abogado, Antonio Segura, remitió al juzgado horas antes de esa comparecencia, en el que defiende que esos trabajos se prestaron y los fundamenta en la condición de Monedero de «constructor de opinión pública» en la región y en sus «profundos conocimientos sobre América Latina», lo que «prestigiaba» a Neurona Consulting, la matriz de la consultora a la que Podemos pagó 323.000 euros por la campaña de esos comicios.

En ese escrito, su defensa se quejaba apenas unas horas antes de su comparecencia de la «desagradable realidad» de que el cofundador de Podemos tuviese que «acudir a un juzgado como investigado», lo que consideraba una «pena de banquillo».

“Largas sesiones de análisis”

De su desempeño profesional en los tres países citados para justificar el cobro de esos 26.200 euros aseguraba, por ejemplo, que en México participó «junto al equipo de Neurona» en «largas sesiones de análisis de todo el contexto electoral latinoamericano», a las que se añadieron «consultas y conversaciones constantes por teléfono desde España».

Desde esa fecha se ha sucedido el envío de documentación al juzgado (billetes de avión incluidos y el ofrecimiento que hizo en su comparecencia de poner a disposición de Escalonilla su pasaporte). Incluso se ha puesto a disposición del instructor para acudir personalmente con el objetivo de que examine su correo (una tarea que el magistrado ya encargó a la UDEF para cerciorarse de la autenticidad de los mensajes cruzados con Neurona).

En esa ocasión ya incidió en su interés en «agilizar» la investigación sobre la realidad de esos correos, «evitando» –decía su defensa– «una sobrecarga de trabajo” a la unidad policial.

Imputado «lo menos posible»

Ahora, y en esa misma línea de «colaborar» con la investigación y «agilizar todo lo posible el trabajo del juzgado», su abogado ha remitido la documentación (que incluye entrevistas y vídeos de conferencias) relativa a los links de Youtube con las actuaciones que según él acreditan la prestación de sus servicios de consultoría para Neurona.

Y lo hace, recalca, «en el menor tiempo posible con el fin de dilatar lo menos posible este procedimiento» en relación al cofundador de Podemos, lo que permite atisbar una cercana petición de archivo.

En el escrito remitido al juez en marzo ya hizo hincapié en que Monedero no realizó una factura ad hoc para justificar esas tareas, sino que «desarrolló un trabajo propio de consultor, ingresó un dinero por ese trabajo, dinero que venía de México, y lo declaró a la Agencia Tributaria, pagando sus impuestos correspondientes».