Política

Así son los indignados de la derecha

Analista político de Atrevia

De clase media, ex votante del PP, de Ciudadanos o abstencionistas. Cabreado con la globalización y el comportamiento de la economía. Este podría ser el perfil de uno de los 3,6 millones de votantes que aupó a Vox a la tercera política.

Publicidad

–¿A qué votante de derecha ha seducido Vox y con qué discurso?

–A los votantes de derecha que se agrupan dentro de ese perfil de derechas clásico. De hecho, ellos se dieron cuenta de que una parte del éxito era hacer más transversal su discurso. Es decir, antes hacían hincapié en el tema de la nación y la patria sin entrar en tema sociales. En estas elecciones han introducido esa idea de los perdedores de la globalización como categoría. Gente a la que le ha ido mal en la globalización de la economía y la globalización de las sociedades. Gente que se siente amenazada porque tiene la percepción de que su estilo de vida y su forma de ser va a caer. Lo que ofrecen es, como todos los movimiento populistas, repuestas fáciles a problemas que en realidad son muy complejos.

–¿Se trata de un derecha extrema o conservadora?

–Lo que se está viendo con este perfil de votante es que es conservador y no de extrema derecha. El global de sus votantes son indignados de derecha, que se ubican en torno al siete u ocho de la escala política.

Publicidad

–¿A quién votaba antes los que en estas elecciones han apoyado al partido de Santiago Abascal?

–Algunos son votantes de Ciudadanos que no han entendido los movimientos del partido, y luego hay un porcentaje de votante que venía del PP, que estaba en Cs porque no había otra alternativa. Si se empieza a configurar la idea de que la alternativa válida es Vox y no Cs, se produce el trasvase. Además, han ido capaces de traer votos de la abstención, gente que no votaba y que cuando ha aparecido un partido como este que dice que lo va arreglar todo, digamos lo motiva para participar en la politica.

Publicidad

–¿Podemos establecer similitudes con los populismos europeos?

El hecho de que Vox esté entrando con fuerza se asimila a los fenómenos de Salvini en Italia o Le Pen en Francia, o en general la derecha populista europea. Hay que ver hasta dónde llega porque en España es verdad que la derecha es una idea que no está especialmente legitimada porque la cultura española es de centroizquierda, muy socialdemócrata, por lo que no lo tendrá fácil.

–¿Le favorece la crisis económica?

En medida en que la crisis económica vaya siendo más fuerte le va a ir mejor, y en medida en que la crisis sea más débil, le irá peor porque se dirige a la clase media asustada.

–¿Cómo ha influido su crecimiento en el hecho de que entraran en las instituciones?

Entrar en las instituciones siempre te de relevancia y visibilidad. No obstante, en la estructura del sistema político español no es sencillo que convivan cinco partidos porque intervienen la circunscripciones que son pequeñas, por lo que la tendencia es volver al bipartidismo imperfecto, con un gran partido de centro izquierda y otro centro derecha, así como pequeños satélites. La capacidad que Vox tenga de desbordar al PP va a marcar que sea capaz del sorpasso. En caso contrario, le pasará como a Unidas Podemos que ha perdido desde 2016 a hoy, la mitad. Lo normal es si el partido grande del bipartidismo resiste que el otro se configuren hacia pequeño.

Publicidad