Política

Exhibición republicana de pitos y abucheos al apoyo a la Monarquía

La «tradición republicana» de los socialistas supo a poco a los militantes

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Fue el mayor abucheo de toda la Conferencia Política. El plenario rompió en silbidos y abucheos cuando se aprobó el respaldo a la Monarquía constitucional como forma del Estado. La reivindicación de la «tradición republicana» del PSOE supo a muy poco a los centenares de militantes que abarrotaban el salón de actos del Palacio de Congresos de Ifema. Las conclusiones de la comisión «Unión Europea y reformas políticas», que incluye el statu quo en el apoyo a la Corona, concedieron no obstante que «el republicanismo es nuestra base cultural y política».El Partido Socialista sale «más rojo» de este fin de semana de su encierro en Madrid para recuperar la credibilidad, pero, definitivamente, no sale más republicano. Las enmiendas a la ponencia marco sobre esta cuestión fueron interceptadas desde el principio por la cúpula del PSOE contra el deseo de una amplia representación de las bases. Y es que el «establishment» socialista no tiene ninguna intención de cuestionar el consenso alcanzado en la Transición sobre la estructura fundamental de los cimientos políticos. Tras un «intenso y largo debate», la cosa quedó exactamente como estaba originalmente: «El PSOE no ve motivos para abandonar hoy el consenso constitucional que rige en España, pero reclama a la institución monárquica el máximo respeto al reparto de poderes y que responda con eficacia, austeridad y transparencia a sus funciones constitucionales».

Y es que la dirección considera que de momento no hay consenso ni social ni político para abanderar la defensa de un modelo alternativo. Desde luego, el coordinador de los trabajos de esta Conferencia, Ramón Jáuregui, se empeñó desde el inicio en que no se abriera este debate. «Si tocamos la piedra de bóveda, nos cargamos todo la arquitectura», afirmó ya hace meses para justificar la posición oficial de respeto y apoyo a la Corona.

En todo caso, lo que en principio parece una discusión que podría prender con facilidad en la izquierda queda muy disminuido en el seno del PSOE, ya que de las enmiendas recibidas a la ponencia marco no llegan ni a media docena las que pedían un referéndum para elegir entre monarquía y república. El respaldo a la Corona es hoy por hoy inamovible en el seno del PSOE, más allá de las voces que en todos los congresos y en todas las conferencias que se recuerdan en democacia levantan la voz para cuestionar la posición oficial. Es más el ruido que las nueces. Algo habitual en un PSOE de alma republicana, pero que no está por abrir la caja de los truenos.