Horrach: «¿Sabe qué delito fiscal le imputan? Yo tampoco»

El fiscal Pedro Horrach, quien desde un primer momento se ha opuesto a la imputación de la Infanta, intentó ayer durante su turno de preguntas rebatir al juez Castro con sus mismos argumentos. Mientras iba realizando a Doña Cristina las 115 preguntas que tenía preparadas, pidió que se exhibiera en la pantalla de la sala el auto del magistrado de marzo de 2012 en el que se negó a imputarla, como le pedía en ese momento Manos Limpias. «No parece que le haya sentado muy bien», aseguran fuentes presentes en la declaración. «Se respiraba cierta tensión mientras escuchaba los motivos que esgrimió entonces para oponerse a la imputación», añaden.

Y es que hace dos años, Castro mantenía que «la única dirección» del Instituto Nóos correspondía a Iñaki Urdangarín y Diego Torres (algo que ratificó en su declaración la Infanta); que era «escasamente probable» que el matrimonio celebrara juntas en las que Doña Cristina redactara las actas y «diera lectura a su esposo» (aunque meses después el juez reclamó esas mismas actas); que aunque ella firmara las cuentas anuales «absolutamente ningún reproche penal conllevaría»; que no constaba que «fuera decisión suya» la remodelación en su vivienda familiar para instalar un despacho de Aizoon, y que la posible contratación en negro del servicio doméstico (que ayer negó la Infanta) sólo sería una «infracción laboral».

Horrach consiguió un golpe de efecto cuando preguntó a la Infanta si sabía por qué delito fiscal había venido a declarar. Ella contestó que no. «Pues yo tampoco», replicó el fiscal según las fuentes consultadas. Doña Cristina explicó que, aunque sus abogados Miquel Roca y Jesús Silva habían tratado de explicárselo, no le quedaba claro si le imputaban un delito fiscal por el Impuesto de Sociedades de 2007 o le acusaban de cooperadora necesaria en el supuesto fraude cometido por su marido en el IRPF de 2007 y 2008.