Pujol Jr: compras irrisorias y ventas con «pingües» beneficios

Ramón Espadaler, el candidato de Unió a la presidencia de la Generalitat, declaró ayer en la Audiencia Nacional
Ramón Espadaler, el candidato de Unió a la presidencia de la Generalitat, declaró ayer en la Audiencia Nacional

Jordi Pujol Ferrusola tenía una estrategia empresarial muy marcada: comprar derechos en empresas a precio muy bajo y lograr en muy poco tiempo venderlos por grandes cantidades, con lo que obtenía en un corto plazo de tiempo unos beneficios más que notables. Así lo sostiene la Audiencia Nacional en el auto donde mantiene la imputación de Luis Delso, presidente de Isolux, en la que destaca cómo las empresas del primogénito del ex presidente de la Generalitat entraban «en operaciones mercantiles en proyecto por precio irrisorio y, escasos meses» les revendía esos derechos «por pingües cantidades, sin que se haya justificado actividad alguna determinante del incremento valorativo».

De esta forma, la Sala confirma la decisión del juez José de la Mata, quien imputó a Delso por favorecer, presuntamente, la entrada de Pujol Ferrusola en un proyecto inmobiliario que iba a abordar la empresa en México por el que habría obtenido «un provecho neto» de casi 14 millones de euros, una entrada que, según el instructor no tenía «justificación racional comercial».

En relación con el patrimonio Jordi Pujol Ferrusola, ayer declararon ante el magistrado el candidato de Unió Democrática de Catalunya a las elecciones del próximo día 27, Ramón Espadaler, quien testificó por videoconferencia desde Barcelona, el ex conseller de Medio Ambiente Salvador Milà y el actual consejero delegado de Enagas, Marcelino Oreja. Las dos primeras declaraciones estaban relacionadas con la apertura y puesta en marcha entre 2002 y 2004 de un vertedero en Tivissa (Tarragona), con el que Pujol Ferrusola podría haber ganado 4,3 millones de euros; mientras que la de Oreja se refería al contrato de EMTE, la empresa de Sumarroca, con la de Pujol, para asesoramiento en México, por el que cobró más de 180.000 euros. Orejas era entonces responsable del área de expansión internacional de EMTE.

Espadaler y Milá negaron cualquier irregularidad en esos hechos y que conocieran que el hijo del antecesor de Mas fuese uno de los beneficiarios de esa concesión. Espadaler aseguró que su departamento, la Consejería de Medio Ambiente, se limitó a verificar que todos los expedientes eran favorables para la puesta en marcha del vertedero. Milá, sucesor de Espadaler, incidió en que no recibió ningún tipo de presión de Pujol.