Rajoy y Rubalcaba cerrarán hoy el nuevo CGPJ

La Razón
La RazónLa Razón

Hablarán para limar las últimas asperezas y designar a los 12 nuevos vocales de procedencia judicial. El PP propondría a siete de ellos.

Los 20 vocales que configurarán el nuevo Consejo General del Poder Judicial se conocerán mañana mismo, o, como muy tarde, el próximo lunes. Una vez consensuado los nombres de los ocho juristas, falta por hacer lo propio respecto a los 12 de procedencia judicial. Y la incógnita de quiénes serán los elegidos se puede despejar en las próximas horas. De hecho, según confirmaron ayer a LA RAZÓN fuentes de toda solvencia, hoy mismo está prevista una reunión entre el secretario general del PP y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, para «cerrar el tema y dejarlo todo ya para la votación del martes» próximo, cuando el Congreso y el Senado den luz verde a los nuevos integrantes del órgano de gobierno de los jueces y magistrados. Ésta, al menos, es la intención, la de cerrar los que serán nuevos vocales, o, en el peor de los casos, dejarlo todo encauzado para el lunes oficializar el acuerdo, tal como sucedió ayer con los ocho juristas.

La idea es que se conozcan los juristas que durante los próximos cinco años serán vocales al menos un día antes de se sometan a votación, «no sólo por la imagen que se pueda transmitir a la opinión pública, sino por todos aquellos que solicitaron» acceder al próximo e inminente Consejo.

En esa negociación, es más que previsible, según las fuentes consultadas, que el Partido Popular pueda proponer a siete candidatos, mientras que el PSOE haría lo propio con los cinco restantes. De esta forma, los populares propondrían a un total de 10 vocales, mientras que el PSOE lo haría respecto a ocho, y CiU, PNV e IU tendrían uno de esos grupos. El presidente - para cuyo cargo suenan con fuerza el magistrado del Tribunal Supremo Carlos Lesmes y el presidente de la Sala Penal de ese mismo tribunal, Juan Saavedra– será también a iniciativa del Partido Popular.

Los propuestos por el turno de jueces y magistrados no tendrán que «pasar» por la Comisión de Calificación –como sí deben hacer los ocho juristas–, sino que se someten a votación de las cámaras directamente.La votación ante el pleno, con papeleta y en urna, necesita una mayoría cualificada de tres quintos de la Cámara, que se alcanzará plenamente gracias al acuerdo logrado entre el PP y el PSOE.

No es el Consejo «ideal»

Sobre esta renovación del nuevo Consejo, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, admitió ayer que el Consejo del Poder Judicial (CGPJ) que ha salido de la última reforma y que va a ser renovado con acuerdo de PP, PSOE, nacionalistas e IU no era el «ideal» que contemplaba su partido en la última campaña electoral, pero ha destacado el acuerdo conseguido y se mostró convencido de que «funcionará bien». En todo caso, dio por garantizada la independencia de la Justicia porque «lo importante es que los jueces sean inamovibles y que no se puedan remover durante su mandato». «Ésa es la mejor protección de su independencia», afirmó al respecto Alonso.

Por su parte, informa Efe, el ministro de Justicia, Alberto Ruíz-Gallardón, agradeció ayer al todavía presidente del Tribunal Supremo (TS) y del CGPJ) Gonzalo Moliner, su «generosa implicación» para lograr el «amplísimo» acuerdo entre los grupos políticos para renovar el Consejo. «Quiero decir que la actitud de amplísimo consenso que han tenido los grupos se debe a su esfuerzo y mediación», señaló Gallardón, quien atribuyó el «éxito» alcanzado el martes a la «generosa mediación» del todavía presidente del CGPJ.

Quejas por no haber ningún fiscal

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, afirmó ayer que le parece «mal» que el nuevo CGPJl no vaya a incorporar entre sus vocales a ningún miembro de la carrera fiscal, lo que «rompe una larga tradición». «Respeto la decisión, pero tengo que lamentarme de ella y no compartirla», señaló Torres-Dulce, quien especificó que ello no quiere decir que el Consejo «tenga que ser de alguna forma corporativo, ni gremialista, ni que tengan que estar representadas todas las profesiones jurídicas o que actúen en el ámbito de la justicia», pero esa representación, dijo, no es mala «porque quiere decir que se aportan al Consejo visiones no estrictamente judicales».