Psicosis puerperal: Locura después de dar a luz por un brote no diagnosticado

El reciente caso de la madre de Godella pone de manifiesto, una vez más, la escasa atención perinatal en salud mental en España

El comienzo de la psicosis posparto suele ser abrupto y puede darse a las horas del parto, a los pocos días e, incluso, pasados varios meses del parto. La madre comienza a presentar síntomas de confusión mental que dan inicio a la psicosis.

La psicosis puerperal es un trastorno mental grave que, según las estimaciones, afecta a una o dos madres por cada mil nacimientos. Las mujeres con historia de enfermedad mental previa tienen un riesgo más elevado de padecerla, al igual que las madres con antecedentes familiares de trastorno bipolar y aquellas que ya han sufrido episodios en otros pospartos, pero también puede aparecer en mujeres sin antecedente de enfermedad mental.

El comienzo de la psicosis posparto suele ser abrupto y puede darse a las horas del parto, a los pocos días e, incluso, pasados varios meses del parto. La madre comienza a presentar síntomas de confusión mental que dan inicio a la psicosis. Además, suele aparecer una alteración del estado de ánimo en forma de depresión, irritabilidad o, en ocasiones, de euforia y sensación de tener mucha energía. Tras estos síntomas, entran en juego los delirios paranoicos, megalomaníacos o de otra índole. “Básicamente la madre que delira vive sumida en una irrealidad angustiosa: puede pensar que su bebé está endemoniado, o que la policía se lo quiere arrebatar, o que es un enviado divino... Puede oír voces que le dan indicaciones sobre lo que tiene que hacer o sobre cómo salvar a su bebé”, explica Ibone Olza, psiquiatra infantil y perinatal y directora del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

El riesgo de suicidio materno y/o de infanticidio es “muy alto” en estas circunstancias, según la experta, que reclama que la psicosis posparto sea tratada como una urgencia. “La psicosis puerperal es una urgencia psiquiátrica y un trastorno que todos los profesionales que atienden a madres recientes deberían saber reconocer y atender. En cuanto una madre comienza a presentar confusión, insomnio grave o ideas delirantes lo más urgente son dos cosas: no dejarla sola ni un instante y asegurarse de que reciba atención médica y psiquiátrica urgente, ya que hablamos de una enfermedad psiquiátrica que con tratamiento se puede curar por completo en pocas semanas”, afirma.

Una campaña para sensibilizar

Precisamente por las dramáticas consecuencias asociadas a una psicosis posparto no detectada y tratada, desde el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal han lanzado con motivo de la celebración el próximo 1 de mayo del Día Mundial de la Salud Mental Materna la campaña Psicosis Posparto. El objetivo de la campaña, dirigida tanto a las madres, sus parejas y familiares, como al personal sanitario que trabaja en el ámbito de la maternidad, es dar a conocer esta enfermedad psiquiátrica y concienciar sobre la importancia de su prevención.

“Existe un gran desconocimiento sobre qué es la psicosis puerperal, cuáles son sus síntomas, cómo se expresa, el sufrimiento que conlleva, o cómo puede ser superada con el apoyo adecuado. Pensamos que es muy importante que las familias sepan cuándo pedir ayuda y que toda la sociedad, y especialmente los profesionales que atienden a las madres que han dado a luz recientemente, conozcan la psicosis puerperal”, sostiene Olza, que incide también en la necesidad de que las madres reciban “un tratamiento adecuado y basado en la evidencia”, que incluya a su bebé y, en su caso, al padre: “Idealmente el tratamiento debe de realizarse en unidades psiquiátricas especializadas madre-bebé, donde pueden ingresar de forma conjunta y se minimizan las consecuencias de este cuadro. Con esta campaña también pretendemos visibilizar la ausencia de estos recursos especializados en nuestro país para la atención de los trastornos mentales perinatales y promover su creación”.

A través de la página web psicosisposparto.org, que será el epicentro de la campaña, las impulsoras pretenden reunir testimonios de mujeres que hayan pasado y superado una psicosis puerperal para que puedan servir de alerta a otras mujeres, familiares y personal médico. “Buscamos testimonios que nos ayuden a visibilizar la psicosis puerperal y la necesidad de cuidar de las madres durante el período perinatal. Testimonios que puedan sensibilizar a nivel individual y social con el fin de que la ayuda siempre llegue a tiempo. De esta forma se podrá salvaguardar a las madres y a sus bebés, y no se repetirán las fatídicas historias que pueden derivarse de una psicosis puerperal no detectada”, afirman.

Luchar contra el estigma

Para las responsables del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, Reino Unido es el país europeo de referencia en este ámbito, “precisamente porque a raíz de varios casos dramáticos y de la difusión de muchos testimonios han reaccionado y creado muchos dispositivos” para la protección de las madres y de sus bebés.

Y en esa protección, para Ibone Olza, también juegan un papel fundamental los medios de comunicación. En ese sentido, la experta pone como ejemplo la cobertura mediática del caso reciente de la madre de Godella, que en mitad de un brote psicótico mató a sus dos hijos de cinco meses y tres años y medio.

“No sólo el sistema falla a la madre y a su familia no atendiéndola como necesita, sino que además los medios se encargan de juzgar a la madre como si de una criminal se tratara. El tratamiento que se le ha dado en los medios a este y otros sucesos nos parece trágico y muy dañino. Se vulneran todos los derechos de las madres, se publican su nombre y apellidos con sus fotos, se airean todos los detalles de su historia, se difunden las imágenes más terribles. Todo sin la más mínima reflexión ni criterio. No son malas madres ni psicópatas, son mujeres que sufren una enfermedad que se cura con tratamiento y que pueden seguir cuidando a sus hijos perfectamente”, concluye.