MO: 90.000 personas en movimiento por un consumo más responsable

Una iniciativa pionera en Madrid que invita a un consumo responsable con impacto positivo en los entornos urbanos y que planea la diversificación de un modelo económicamente rentable en otros sectores más allá de la restauración y en otras ciudades globales

Mo abrirá este año una nueva terraza exterior y parte de su patio interior se destinará para acoger un huerto urbano de 100 m2 con diferentes zonas de monocultivo
Mo abrirá este año una nueva terraza exterior y parte de su patio interior se destinará para acoger un huerto urbano de 100 m2 con diferentes zonas de monocultivoMo de MovimientoMo de Movimiento

Cuando en mayo del pasado año 2020 MO de Movimiento abrió sus puertas en la calle Espronceda 34 de Madrid, arrancaba como un modelo de negocio de triple impacto dirigido a equilibrar personas, planeta y rentabilidad.

Ahora, un año después, los números de la gestión y buena parte de la consecución de los objetivos planteados en MO avalan su posición como agente transformador del cambio. Cerca de cien mil personas han encontrado una alternativa para el consumo responsable en una sociedad más vulnerable que ha tenido que cambiar su relación con la ciudad.

“Nuestro perfil de usuario ha evolucionado” reconoce Felipe Turell, CEO y cofundador de MO de Movimiento. “Hemos superado el momento lógico de novedad en la ciudad para ser un espacio destinado a permanecer, tal y como pretendíamos desde que nos pusimos en marcha. Ahora la gente se suma compañías con valor real que contribuyen a hacer una sociedad más justa”.

“Nuestro proyecto se pensó con apuestas e innovaciones que se han acelerado con la pandemia. Hoy se ven normales aunque entonces no lo eran, desde conceptos como el paperless o cashless, donde no utilizamos papel ni dinero efectivo, hasta energía verde certificada. Además, este año puso en jaque al consumo y gracias a nuestro modelo hyper-local hemos podido trabajar sin desabastecimiento. El modelo de proximidad es el modelo del futuro”.

Como espacio físico, MO ya estaba diseñado como local 100% libre de BPA, uno de los compuestos sintéticos más usados en el mundo en la fabricación de plásticos de policarbonato y resinas epoxi. Pero también, las decisiones de impacto afectaban desde el principio a cuestiones como el packaging para el delivery, que actualmente representa el 15% del total de facturación, cuyos embalajes se han fabricado en su totalidad con papel reciclado.

Mo de Movimiento
Mo de MovimientoMo de MovimientoMo de Movimiento

En materia de consumo de energía, los números han resultado sorprendentes al alcanzar el 70% de ahorro en materia de eficiencia energética en comparación con otros proyectos de similares características, el equivalente al de 227 bombillas en funcionamiento durante un año.

Además, los datos muestran que se ha evitado la emisión de CO2 equivalente a las misma cantidad que pueden absorber 271 árboles en el mismo periodo. Una razón que invita a continuar y que evidencia que la gestión sostenible de MO es una gestión inteligente.

“Mo es un proyecto que nace de un proceso de reflexión. Eso es ser un proyecto consciente, en el que se actúa después de meditar bien cada decisión que tomas y cuáles son sus consecuencias”, explica Felipe.

MO encara este segundo año de actividad sumergido en un ejercicio de investigación y evolución de proyectos y de nuevas líneas de negocio que van más allá del espacio físico de Espronceda, 34. Parte de su patio interior se destinará para acoger un huerto urbano de 100 m2 con diferentes zonas de monocultivo. El objetivo es minimizar el impacto autoabasteciéndose y ampliar la oferta gastronómica gracias a nuevos productos de cuarta y quinta gama y la venta de pan producido en su obrador. Además, coincidiendo con el primer aniversario, inaugurará una nueva terraza exterior en la calle Espronceda, 34 diseñada por Lucas Muñoz, alma mater del equipo creativo de MO de Movimiento.

Este primer balance es una confirmación de que las acciones realizadas van por el buen camino y de que se puede generar un impacto real positivo y con valores tangibles.

UN EQUIPO HUMANO, UN PROYECTO DE VIDA

MO es un proyecto comprometido que apuesta por sus talentos. En este primer año, han sido 35 personas de 16 nacionalidades las que han estado implicadas en este movimiento de práctica colaborativa y aprendizaje continuo.

En este sentido, MO ya ha empezado a desarrollar una Human School propia que proporcione un seguimiento y apoyo a estas personas con formación continuada en el oficio y en otros ámbitos de carácter emocional y afectivo. Un acompañamiento más allá del presente, dentro y fuera de MO.

Tres son las entidades con las que MO ha trabajado en este tiempo mediante planes anuales de empleo en rotación para jóvenes que se enfrentan a dificultades de acceso al trabajo. Personas que se encuentran en una situación vulnerable por causas como su situación de migrantes, el fracaso familiar o escolar, o la falta de formación y dificultades socioeconómicas.

La Fundación Tomillo, la Fundación Raíces y la Asociación Norte Joven, son las tres organizaciones que les ofrecen la formación necesaria en el sector y seleccionan los perfiles con el potencial adecuado para incorporarse a sus nuevos puestos de trabajo. Desde MO se les ofrece una oportunidad de formar parte no solo de un trabajo, sino de un proyecto a futuro. Como a Hammed Cisse, un joven que llegó a Madrid con 22 años, sin documentación ni formación, y ahora trabaja en cocina . Tras su paso por MO, sueña “con abrir su propio restaurante en Costa de Marfil” y reconoce que “MO le abrió una puerta donde antes había un muro” y que le proporcionó las bases que una persona necesita, responsabilidad y experiencia.

El obrador es una de las piezas clave de Mo
El obrador es una de las piezas clave de MoMo de MovimientoMo de Movimiento

Un negocio consciente no funciona sin una cuidada selección de materias primas. Por eso, MO apoya desde la idea a pequeños productores nacionales con los que ha asentado las alianzas que se iniciaron hace un año y a los que les unen los mismos valores.

Una lista de productores de proximidad comprometidos con el cambio, como La Solanilla en Segovia, pionera en la crianza de pavos ecológicos; La Dehesa Extremeña, para los cerdos ibéricos salvajes, el pollo de pastoreo ecológico de la Vera, huertas orgánicas en La Vera, La Rioja, Zaragoza y Motril y la Quesería Cantagrullas, que proporciona la mozzarella artesanal con leche de ganadería extensiva y la burrata de vaca desde Valladolid .

Pero es en las harinas donde la filosofía MO cobra especial importancia, harinas semintegrales, ecológicas y molidas a la piedra desde los molinos de proximidad Molino Despelta y La Sal, en Sigüenza y Molino de Cerecinos, en Zamora, que respetan las propiedades del trigo y están cargadas de aromas y sabor. Productores harineros que reivindican lo autóctono y que han recuperado semillas tradicionales que se habían abandonado por la modernización del campo.

Con estas harinas se elaboran a diario sus pizzas, las hogazas de un kilo de pan con masa madre de semillas, pasas y nueces y el pan de campaña semi integral, cocinados a 400 grados de temperatura en su propio obrador.

Un pan de gran valor culinario con tres valores diferenciales:
Un pan de gran valor culinario con tres valores diferenciales:Mo de MovimientoMo de Movimiento

Un pan de gran valor culinario con tres valores diferenciales: Mayor digestibilidad, al estar creados de masa madre y aguas de fermentación larga, lo que permite degradar de manera correcta el gluten; su alto valor nutricional, que lo convierte en un alimento y no sólo en mero acompañamiento de otros platos; y su alta durabilidad, al estar cocidos a la manera tradicional correcta y la humedad adecuada. Innovación desde la tradición que en los panes de MO se traduce en un producto de alta gastronomía. Con la elaboración de su propio pan, MO produce el 100% de los productos que sirve en sus mesas.

Todos ellos conforman este cuidado modelo de economía circular sensible al valor de los productos, los materiales y los recursos y contribuir a un sistema que refuerce la agricultura y la ganadería sostenibles, garantice alimentos más saludables y proporcione un rendimiento económico justo a los productores.

Innovar de manera colaborativa en la construcción de un espacio sostenible fue la base de todo el proceso de rehabilitación del antiguo Teatro Espronceda. Una actuación de recuperación urbanística y arquitectónica sostenible que aprovecha sus recursos y trata sus residuos de manera eficaz. Su innovador planteamiento ha sido reconocido por la revista Frame Magazine en diciembre de 2020 y la 7ª Bienal Iberoamericana de Diseño.

El proyecto aúna funcionalidad con estética sin renunciar a los valores de mínimo impacto ambiental que han resultado especialmente rentables en lo referente al tratamiento del agua con unos sistemas de acumulación de agua fluvial y de dobles ciclados aguas grises que le han supuesto un ahorro de consumo de 95.000 litros. Además, su entrada de agua cuenta con un sofisticado sistema de filtrado para consumo directo y evitar así el impacto de miles de botellas de agua embotellada.

El importante ahorro energético proviene también desde el diseño gracias a los sistemas de evaporación de agua para enfriar los espacios y el circuito de radiadores y suelos radiantes cuyo corazón son dos hornos artesanales pensado para re-aprovechar la energía calorífica.

Estos sistemas fueron diseñados por Lucas Muñoz y Joan Vellvé Rafecas en colaboración con Zetus Soluciones Energéticas y el ingeniero Argyrios Papadopoulos, junto al maestro artesano tinajero Antonio Moreno Arias, responsable de la producción de las grandes tinajas de barro que se han convertido no solo en un símbolo estético del local sino que responden a la necesidad de consumo consciente del proyecto.

Calidad, innovación, producción artesana, ingeniería y diseño que hacen de MO un negocio más humano, responsable de sus gentes y la ciudad a la que representa como un lugar, un espacio, un ejemplo, de cómo debemos vivir de una manera consciente.

MO de Movimiento es una iniciativa de Proyectos Conscientes, cofundada por los emprendedores Felipe Turell y Javier Antequera con la idea de que un negocio que aspire a una mayor rentabilidad lo debe hacer a costa de causar un impacto negativo en las personas y el planeta.

Mo de Movimiento
Mo de MovimientoMo de MovimientoMo de Movimiento

“MO de Movimiento es una propuesta innovadora de largo recorrido que refleja el convencimiento de que los negocios pueden ser palanca de cambio. Asumiendo y ponderando la responsabilidad de cada decisión, tanto en la cuenta de resultados como en las personas y el planeta. La rentabilidad será el resultado natural de nuestros valores y del trabajo bien hecho”.