Revistero: Pilar Rubio, feliz. Hugo Castejón, traumatizado. Y María Jesús Ruiz, destrozada

Miércoles otra vez. No os lo esperábais para nada, ¿eh? Ya, yo tampoco. Venga, vamos al lío que me han llegado las portadas. Aquí las tengo toditas.

Empezamos con "¡Hola!", como siempre, que nos trae hoy en portada a una Pilar Rubio natural y sencilla, como es ella. A mí con Pilar Rubio me pasa que me parece muy mona, pero me da la sensación de que si le acerco un alfiler se pinchará y saldrá volando descontrolada y emitiendo pedorretas hasta que se quede sin aire y se estampe, blandurria, contra la pared de enfrente. Tampoco la acercaría a una fuente de calor por razones similares. El caso es que "¡Hola!" nos trae en su primera página a la mujer de Sergio Ramos que posa, sencillísima y espontánea, junto a una mesa navideña que adolece de horror vacui. “Mi familia es el motor de mi vida", nos dice envuelta en brilli brilli. Estupendo, Pilar.

En un recuadrito superior, Elsa Pataky (la actriz de la que nadie recuerda una sola película pero sí varios anuncios) nos adelanta un cambio en su vida familiar. Yo, que soy muy dramática, me espero algo gordísimo y, con el corazón en un puño, me dispongo a indagar. Nada. Es que se mudan a una nueva casa. Todos: ella, Thor y todos sus rubios hijos.

Un poco más abajo, Carolina Herrera y Francisco Bosch vuelven a estar juntos. Francisco Bosch es un empresario argentino disfrazado de Robert Redford en su madurez al que parece que ha peinado el peluquero del difunto Lauren Postigo. Carolina Herrera, a su vez, está separada, os recuerdo, de El Litri y es empresaria. Pero sobre todo es hija de Carolina Herrera. La otra, la de la ropa. No de sí misma. Eso sería dificilísimo.

Nos cuentan también en "¡Hola!" todo lo que siempre quisimos saber y nunca tuvimos a quién preguntar sobre Gonzalo Caballero, su grave cogida y su relación con Victoria Federica. Este titular me gusta mucho porque, sin saber quién es Gonzalo Caballero y sin haber querido saber nada nunca, ya sé que es torero y que ha tenido algo con la sobrina del Rey. Mira, un "googleo" que me ahorro. Gracias.

Otro titular inquietante para finiquitar la reina del quiosco rosa: “Los niños de Mónaco devuelven la alegría al balcón de palacio”. Así, de primeras, parece que todos los niños de Mónaco estén contentísimos en el balcón del palacio real. Desconozco la tasa de natalidad del principado, pero me parece una temeridad. Muchos niños saltando en un balcón podrían producir un desplome de imprevisibles consecuencias. Pero no, se trata únicamente de los niños de la familia real, que llenaron el balcón de risas en el día de la Fiesta Nacional. Me quedo mucho más tranquila.

Paso a "Lecturas" con ansia. A ver qué me trae hoy.

Oro, Me trae oro.

Hugo Castejón, traumatizado tras su paso por "Gran Hermano". “Sueño que me atacan” dice el tío sin inmutarse, Qué cuajo. Dice que tiene pesadillas, que ha perdido seis o siete kilos, que se ha sentido traicionado… Un drama. Parece que en vez de volver de "Gran Hermano" acaba de volver de Vietnam. Cosita.

Y otro drama muy gordo. María Jesús Ruiz, que se iba a casar en fin de año, descubre que su novio ya está casado. Con otra. Aparece en una foto con carita de circunstancias porque está destrozadísima. Yo creo que esta noticia merecía chándal a lo Chenoa y declaraciones en la puerta de casa. La gente ya no rompe como antes.

Más drama. El novio de Ágatha Ruiz de la Prada, besándose con otra. Y Tamara contándonos lo duro que ha sido "MasterChef". Hoy "Lecturas" es todo alegría, jolgorio y buen rollito. Solo nos falta una trifulca de Las Campos para tener el miércoles redondo.

A ver si "Diez minutos" me da lo que necesito.

Alegría en "Diez minutos". Pero esta, de verdad de la buena. Entre la Pantoja sonriendo como solo ella sabe ("dientes, dientes") gracias a sus nietos, que la sorprendieron asistiendo con Kiko a una comida organizada por fans; y Concha Velasco, que a sus 80 años está estupendísima (mira que me gusta a mí Concha Velasco), parece hoy el reverso positivo de "Lecturas". Nos fastidia un poco la alegría que Gloria Camila haya denunciado a Kiko Jiménez, su ex y ex concursante de "Gran Hermano", y que el ex de María Jesús Ruiz nos cuente que toda la historia del novio casado de la miss sea un montaje. Espero que no. Es demasiado bueno como para ser mentira. Que no jueguen con nuestros sentimientos.