Actualidad

Jorge Javier volverá a pasar por quirófano y dejar su trabajo por un tiempo sin determinar

El presentador ha confirmado que en diciembre deberá pasar de nuevo por quirófano por una complicación en uno de los “stent” que le colocaron en marzo, cuando sufrió un ictus

Jorge Javier revivirá sus espantos con una nueva operación en el cerebro

Publicidad

Jorge Javier Vázquez tendrá que volver a pasar por el quirófano. El popular presentador de Telecinco ha explicado que deberá someterse a una nueva operación dentro de dos meses, una noticia que él mismo ha conocido este martes y que ha trasladado a todos sus seguidores. La noticia que más temía el periodista se ha confirmado: uno de los stent que le fueron implantados está obstruido y aunque no reviste gravedad, hay que volver a operarle.

Jorge Javier Vázquez, de 49 años, sufrió un ictus cerebral a causa de un aneurisma el pasado mes de marzo, y ahora deberá someterse a una nueva cirugía. Así lo comunicaba en su cuenta de Twitter: “Después de una prueba muy esperada me han comunicado que tengo que volver a pasar por el quirófano en diciembre”, ha explicado el conductor de Gran Hermano VIP. Haciendo gala de su buen humor y tratando de quitar hierro al asunto ha bromeado al respecto: “No hay mal que por bien no venga. Ya no tengo que romperme la cabeza pensando dónde iré de vacaciones”. La noticia está acompañada de una fotografía del brazo del presentador con una vía durante la prueba médica realizada el mismo martes 28 de octubre.

Publicidad

Aunque en público Jorge mantiene una actitud optimista sobre el grave accidente vascular que sufrió hace ocho meses, lo cierto según confiesan sus íntimos, aquella operación ha cambiado totalmente su vida. Llegó a pensar que moriría. A mediados de octubre, durante una revisión rutinaria los médicos que le tratan le explicaron que había complicaciones con uno de los stents que le pusieron el pasado mes de marzo. “Hay uno de ellos que tiene un estrechamiento muy leve, de menos de un 15%”, contaba entonces, explicando que “hay que colocar otro stent o una bolita para abrirlo un poquito más, pero sin más complicaciones”. Aún no sabía que tendrían que volver a operarle: “No sé aún si me tengo que operar. Poca gravedad deben haberme visto cuando la siguiente cita la tengo para un mes y pico más tarde”.

Publicidad

En julio, casi cuatro meses después de aquella operación de urgencia, volvió a televisión para presentar Supervivientes y contó en la revista Lecturas, lo duro que había sido la recuperación. “Han siso meses duros, raros. Meses en los que ha habido momentos de bajón, de tristeza incontrolable, de sensibilidad a flor de piel. Por la noche brotan miedos que te provocan terror. No piensas ya en tu fragilidad sino en la de los que te rodean, que es algo que a mí me produce espanto”.

El presentador, siempre cómplice con la audiencia, quiso explicar cómo ocurrió el accidente vascular, un ictus, poco después de un viaje a Marrakech en el que sufrió un desvanecimiento que al principio, achacó al cansancio por su frenético estilo de vida. “Tuve varios mareos y desvanecimientos. Luego comenzó a dolerme la cabeza. Lo achaqué al cansancio. No podía elevar la voz porque me retumbaba de manera insoportable en la cabeza”. Más tarde contó cómo, después de sufrir tanto dolor, acudió a Urgencias y allí le hicieron un escáner y “vieron una manchita en el cerebro que pensaron que podía ser un problema vascular congénito”. “Me recomendaron hacerme una resonancia para descartar cualquier problema importante, pero los sábados no las hacen y tuve que quedarme ingresado”. Ese ingreso derivó en una operación que le obligó a hacer un parón en su actividad laboral y a suspender su gira teatral.

Ahora, y aunque no se ha pronunciado sobre las consecuencias que la nueva operación tendrá en su vida laboral, el presentador ha decidido hacerla coincidir con las Navidades para poder cumplir su compromiso como presentador de Gran Hermano Vip, un formato que está arrasando en audiencias en su séptima edición. Es probable que reaparezca para ponerse al frente de Supervivientes, programa que coincide con la temporada de primavera, pero tendrá que pausar su frenética actividad laboral, dejando de presentar las distintas versiones de Sálvame durante algún tiempo.