Lomana, en «Splash» con su asistente

El programa bate récords en televisión. Nadie se esperaba semejante expectación para ver a los famosos cómo se tiran al agua. Algunos de ellos lo hacen incluso con estilazo, así Daniela Blume, que ganó el primer round.

El programa bate récords en televisión. Nadie se esperaba semejante expectación para ver a los famosos cómo se tiran al agua. Algunos de ellos lo hacen incluso con estilazo, así Daniela Blume, que ganó el primer round. Falete, por su parte, tuvo la ocurrencia de poner unos volantes a su traje de baño como nunca ideó la mítica Kunny, quien realizó los primeros concursos de Miss España, o las actuales propuestas de Totón Comella y las menos rompedoras de Nuria Sardá. Carmen Lomana, sin embargo, rechazó ponerse un bikini y acude al programa con una persona que le sirve café a pie de agua. Lo nunca visto. A Toñy Salazar casi le dio un patatús al recordar cómo su hermana Encarna estuvo a punto de ahogarse y ella no pudo socorrerla al no saber nadar. Miky Nadal luce, por fin, tipazo con un ajustado bañador y Elisabeth Reyes presenta mohines con algún concursante, mientras Guti muestra favoritismos y preferencias inadmisibles como jurado. Al parecer, Romina tiene previsto reaparecer en el bautizo de su hijo. El espacio es increíble al igual que el Cirque du Soleil, que anima el decaimiento general. Hablando de su estreno, lo disfrutaron, entre otros, Susanna Griso, que acudió con sus hijos. Paco León mantuvo despiertos los ojos verdes de su pequeña y Arturo Valls, que presenta el programa de chapuzones de Antena 3, paseó en brazos a Martín, algo imposible para José Coronado –que retoma sus aires de galán–, que asistió al espectáculo con Nicolás, fruto de su relación con Paola Dominguín. Montse Cuesta rió con Luis Galliussi, que disfrutó como un niño y así lo demostró.

Antonia San Juan, por su parte, habló de la serie «La que se avecina», en la que interpreta a uno de los personajes más potentes del divertido reparto: «Vuelve en abril y tengo un papel grande, supera al de la temporada anterior», aseguró ante David Cantero, Lourdes Maldonado y Miguel del Arco. Carlos Bardem mostró unas buenas maneras infrecuentes en el clan y Mamen Mendizábal, un infantilismo que no resta sus denuncias de cada tarde. Ana Villa llegó con su hija Alba Flores, muy estilizada, y Lidia Bosch lució un eterno gesto de hastío no animado por las tres horas de circo. Tampoco faltaron Alicia Romay y su alto marido Marc Lannoy, director del Palace, quien se frota las manos después de que una jequesa se gastara diez millones de euros en cinco días en el hotel.