La Policía Bahrení detiene a los jefes de la oposición

Las autoridades de Bahréin detuvieron ayer a destacados miembros de la oposición bajo los supuestos cargos de «comunicarse con medios extranjeros» e «incitar al asesinato de ciudadanos y a la destrucciónde bienes públicos y privados».

La Razón
La RazónLa Razón

Las detenciones se hicieron públicas a través de un escueto comunicado de la televisión estatal, que no hizo pública las identidades de los represaliados por la Policía del régimen. Sin embargo, dos horas antes del reconocimiento oficial, el grupo opositor chií Wafa, radical islamista, había denunciado la detención de, al menos, seis dirigentes de la oposición, entre los que se encontrarían Hassan Mushaima, líder de Haq, movimiento republicano chií, de carácter moderado; Abdel Wahab Hussein, dirigente de Wafa, y uno de los líderes de las revueltas; e Ibrahim Sharif, máximo representante de Waad, formación minoritaria laica de izquierda. «Dos personas saltaron la valla para entrar en nuestro patio. Uno de ellos se acercó a Ibrahim y le apuntó a la cara con un arma de fuego. El otro fue al garaje para dejar entrar a los demás. Empezaron a dar vueltas alrededor, destrozando las cosas de la casa», se quejaba Farida Ismail, la esposa de Sharif. No se ha facilitado información alguna sobre el resto de los detenidos.

La represión en la isla, amparada por tropas de Arabia Saudí y de los Emiratos Árabes Unidos, contra la mayoría chií se ha incrementado notablemente tras los enfrentamientos del miércoles, cuando tres policías y tres manifestantes resultaron muertos durante el desalojo de la plaza de la Perla. Ayer, Teherán llamó a consultas a su embajador en Bahréin, como protesta por la dura intervención policial.

Asimismo, los médicos de Bahréin han denunciado este jueves que los soldados no les permiten salir del hospital de Salmaniya, en Manama, el principal centro hospitalario público del país, para atender a los heridos durante las manifestaciones. «Alrededor de un centenar de empleados médicos no pueden salir», declaró un facultativo del hospital a la cadena de televisión Al Yazira. «Los soldados no nos lo permiten, y empezamos a carecer de equipos necesarios, como aparatos de esterilización y tanques de oxígeno».

Las manifestaciones de se han extendido más allá de la capital, Manama, y ya se aprecian movilizaciones en ciudades como Sitra y Karrana. De hecho, el Reino Unido ha aconsejado a sus ciudadanos que abandonen el país lo antes posible en vista de la continuación de la violencia. Por su parte, la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, afirmó ayer que la violencia en Baréin es «alarmante» y que los países del Golfo Pérsico que han enviado tropas están «en el camino equivocado».