80 millones: el agujero de las universidades

MADRID- Cuatro de las seis universidades públicas madrileñas (Universidad Complutense, Carlos III, Politécnica y Autónoma) sumaron un déficit en el año 2011 superior a los 79,8 millones de euros, una situación que la presidenta de la Comunidad de Madrid deberá corregir de aquí al año 2014 para cumplir con los objetivos de déficit establecidos en el Consejo de Política Fiscal y Financiero del pasado jueves.

El Gobierno regional deberá bajar desde el 2,2% de déficit con el que cerró el pasado año a un 1,5% en los próximos siete años. Para ello ha elaborado una «hoja de ruta» o Plan Económico-Financiero (que el pasado jueves fue aprobado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro) que obliga a reducir en 653 millones el presupuesto de este año; en 723 en 2013 y el resto hasta «al menos» ahorrar un total de 1.376 millones para conseguir así el 1% fijado para 2014.

Por ello, a las universidades les propondrá corregir con un plan de reequilibrio presupuestario a tres años con el que quiere reducir el desequilibrio en 54,8 millones de euros este año, 15 millones de euros el año que viene y otros diez en 2014. La Universidad de Alcalá y la Rey Juan Carlos no presentan déficit, informó Europa Press. En concreto, la universidad con mayor déficit, según recogió esta misma agencia, es la Politécnica, que cuenta con 34,8 millones.
Además, el Plan Económico-Financiero recoge el dinero que se va a poder ahorrar la Comunidad gracias a la subida de las tasas universitarias. La financiación de las universidades públicas se realiza mediante la aportación de los estudiantes a través de las tasas y de las transferencias de las comunidades.

175 millones menos
Según consta en el plan, las comunidades «deben garantizar que las universidades dispongan de los recursos necesarios para un funcionamiento básico de calidad», tal y como recoge la Ley Orgánica de Universidades. Unos recursos que se entienden garantizados con las «nominativas actuales». Esto implica que si las universidades ven incrementados sus ingresos por el incremento de los precios, «las nominativas podrían reducirse en la misma cantidad, ya que los ingresos totales no habrían variado». En consecuencia, y «teniendo en cuenta el número de alumnos de las universidades públicas y las nuevas normas de cálculo de los precios públicos, se podrían disminuir» las transferencias por parte de la Comunidad en un total de 175 millones de euros.