La Audiencia Nacional avala que se dedique una calle a un condenado por terrorismo

Cree que la acción del «patriota catalán» no impide «laurear pasajes de su biografía»

José María Bultó, el empresario asesinado en 1977
José María Bultó, el empresario asesinado en 1977

MADRID- El municipio barcelonés de Santa Coloma de Cervelló no tendrá que cambiar el nombre a la calle que dedicó a Jaume Martínez Vendrell, condenado en 1981 como cómplice del asesinato del empresario José María Bultó. La Audiencia Nacional ha confirmado el archivo de la querella presentada por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (Acvot) contra el Ayuntamiento de esta localidad por enaltecimiento del terrorismo. Según la sección segunda de la Sala de lo Penal, es «plenamente admisible» que la condena a Martínez Vendrell pase «a un segundo plano» para «resaltar» su «patriotismo catalán» y «buen comportamiento ciudadano», lo que permite «laurear determinados pasajes o momentos de su vida personal», en este caso con la dedicatoria de una calle de su lugar natal.En la resolución –de la que ha sido ponente el magistrado José Ricardo de Prada– se deja claro que el tribunal no está de acuerdo con que lo que defina a Vendrell «por encima de cualquier otra cualidad» sea «su condición de terrorista y que esta circunstancia le haya de acompañar, sin remisión ni matices de clase alguna, toda su vida». Por este motivo, la Sala considera que los actos imputados a los querellados (la Corporación) quedan «muy lejos del discurso del odio» y no exaltan al terrorismo ni injurian a las víctimas.Con el visto bueno de la Fiscalía, los magistrados concluyen que, «con el máximo respeto y consideración» a las víctimas y al propio Bultó, dedicarle una calle a Martínez Vendrell no puede considerarse un delito de enaltecimiento del terrorismo. Además, recuerda que el asesinato de Bultó en mayo de 1977 se produce poco después de la muerte de Franco y «en pleno proceso de transformación política», unas circunstancias que, aunque no otorgan «legitimidad alguna» a los actos terroristas, «objetivamente tienen y deben reconocérseles un significado distinto». La querella fue presentada por la Acvot en 2007 en nombre del hijo de Bultó, que pidió que se cambiara el nombre a la calle.