Industria propone congelar la tarifa de la luz en enero

Rajoy quiere evitar que el déficit eléctrico «recaiga en los consumidores»

Imagen de archivo
Imagen de archivo

El Ministerio de Industria han acordado congelar la Tarifa de Último Recurso (TUR) de la luz en enero, según indicaron fuentes del Gobierno en funciones. En concreto, Industria remitirá hoy una propuesta de peajes eléctricos a la Comisión Nacional de la Energía (CNE), que desemboque en una congelación de la tarifa. En cualquier caso, será el Gobierno entrante presidido por Mariano Rajoy quien tome la decisión definitiva sobre la revisión de las tarifas en enero.

A tenor de las palabras pronunciadas ayer por Rajoy durante su intervención en el debate de investidura, todo parece indicar que la congelación será un hecho a principios de año.

Para ello, esperará al resultado de la subasta entre comercializadoras de último recurso que tendrá lugar hoy y de la que se obtiene el precio del componente de la energía dentro de la TUR. Como esta variable tiene un peso cercano al 50 por ciento en la fijación de la tarifa, Industria acomodará la otra parte de la fórmula, la correspondiente a los peajes eléctricos que recogen los costes regulados, con el objetivo de que el resultado consista en una congelación de los precios.

Evolución de los precios
La variación de los precios en los últimos días apunta a que la puja que se realizará hoy podría cerrarse con un ligero abaratamiento de la electricidad, lo que daría margen para una subida en la misma proporción de los peajes. Si por el contrario la subasta se cierra con subidas, los peajes deberán bajar, lo que redundará en un mayor déficit de tarifa.

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, remarcó claramente durante su intervención en el debate de investidura que quiere «frenar y reducir» los costes del sistema eléctrico para acabar con el déficit de tarifa y para evitar subidas que recaigan «íntegramente sobre los consumidores».

Rajoy recordó además que las tarifas eléctricas para consumidores domésticos son las terceras más caras de Europa y las quintas más elevadas para consumidores industriales de la UE.

A la espera de conocer los resultados de la subasta, la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) calcula que los peajes de la TUR, que recogen los costes regulados, deberían subir cerca del 30% en enero para evitar que el déficit de tarifa se sitúe por encima del tope legal de 1.500 millones previsto para 2012.

El sistema eléctrico acumula un déficit de 22.000 millones de euros, 9.125 millones de ellos titulizados en los mercados de deuda, y que al menos hasta 2013 no será capaz de cubrir sus costes.

Durante la etapa de Miguel Sebastián como ministro, el Gobierno saliente de José Luis Rodríguez Zapatero no siempre ha cumplido con el mecanismo de revisar la TUR conforme a los costes previstos y las subastas eléctricas.

En todas estas ocasiones se ha encontrado con recursos de Unesa y de las eléctricas, que ya han logrado varias sentencias a su favor, como la que emitió recientemente el Tribunal Supremo anulando el acuerdo entre Sebastián y el PP en julio de 2010 para congelar la tarifa.

En la última revisión de tarifas, correspondiente a octubre, la subasta eléctrica se cerró con una subida cercana al 12 por ciento, que el Gobierno compensó bajando en la misma proporción los peajes de luz, de modo que la TUR quedó congelada.

En la revisión de julio, el precio de la energía subió un 2,7 por ciento, lo que unido a la congelación de peajes aplicada por Industria, provocó una subida del 1,5 por ciento en la TUR.

En marzo, aprovechando un descenso en el precio de la electricidad, el Gobierno elevó un 10 por ciento los peajes, con lo que la TUR quedó congelada. La subida trimestral de julio se sumó a la ya aplicada en enero, del 9,8 por ciento, de modo que la TUR acumula un encarecimiento superior al 10 por ciento en 2011.

La decisión es contraria a las reclamaciones de las operadoras eléctricas, que han expresado en numerosas ocasiones la necesidad de subir las tarifas para solventar los problemas en sus cuentas. Los cálculos de la patronal Unesa implicaban una subida mínima de la factura de la luz de en torno al 15 por ciento, a expensas de lo que determinaran las subastas de energía.


El sector fotovoltaico lucha por recuperar las subvenciones
Las asociaciones de productores y fabricantes de instalaciones fotovoltaicas, reunidas en la Unión Española de Energía Fotovoltaica (UNEF), confían en que se «deroguen» los decretos 14/10 y 15/65, que establecen recortes en la producción y en las primas y que el sector ve «injustos, ilegales e inconstitucionales». Así lo aseguró ayer en Santiago de Compostela el coordinador general de UNEF, Lluis Calatayud. Por otra parte, los responsables de la UNEF reclaman un mayor impulso a la industria fotovoltaica y a la producción de este tipo de energía que, según han afirmado, España está en condiciones de exportar a otros puntos de Europa. Con el objetivo de que el Estado español se convierta en un «líder mundial» en este ámbito, la UNEF apuesta por el autoconsumo –aún no regulado en España–, por la autogeneración y por la exportación como herramientas claves del futuro de esta industria.