Paco de Lucía muestra su arte en el Liceo

La guitarra de Paco de Lucía hechizó ayer a los que disfrutaron de su actuación en el coliseo barcelonés. 

Paco de Lucía muestra su arte en el Liceo
Paco de Lucía muestra su arte en el Liceo

BARCELONA- El Festival de Guitarra de Barcelona no podía acabar de una manera más acertada. El gaditano Paco de Lucía fue el encargado de poner punto y final a este certamen en el escenario del Gran Teatro del Liceo, con un público entregado ante el magnífico oficio del reconocido maestro. El guitarrista, que dos días antes había llevado su magia a la ciudad polaca de Bielsko-Biala, acercó lo mejor del flamenco hasta el coliseo barcelonés, logrando que su guitarra estuviera a la altura de un Stradivarius nacido para un concierto de Mozart.

Para Paco de Lucía hace tiempo que dejaron de existir los límites: puede lograrlo todo con su guitarra honoris causa. Con ella sacó todo el duende que llevaba dentro, todos aquellos sonidos oscuros que solamente pueden encontrar los grandes creadores musicales. Un genio que estuvo mucho más allá de lo que de él se esperaba, es decir, mucho más allá de embrujar con la pirotecnia surgida de la fusión del jazz y la música popular andaluza.

En este concierto, junto con una sombría puesta en escena, también había un poco de espacio para dar rienda suelta a la improvisación. El gran público se atrevió a tararear seguiriyas, bulerías, tanguitos, soleás y hasta temas nuevos, algo diferentes a los que estaban acostumbrados a escuchar hasta la fecha.

Saborear la magiaSobrio en la ejecución de cada uno de los temas que interpretó, Paco de Lucía permitió que incluso aquel que no sabe nada del flamenco, el que se acercó por primera vez a su arte con curiosidad desde el patio de butacas del Liceo, saboreara la magia de su guitarra, con ecos cercanos a los compositores que él admira: desde los aires andaluces de Falla a los ecos nórdicos de Albéniz, sin dejar de lado los temas populares de Lorca o la riqueza de tonos de Joaquín Rodrigo. Todo ello absorvido hasta hacerlo propio para saber transmitirlo al público barcelonés.

La ovación fue merecida y el concierto, cuyas entradas estaban agotadas desde hace semanas, dejó a más de uno con ganas de seguir disfrutando del maestro Paco de Lucía. El próximo domingo habrá una nueva oportunidad para escuchar al maestro Paco de Lucía y para este segundo concierto aún se pueden adquirir tiquets.