Ciclismo

La Bola elige a Nibali

El italiano aguanta los ataques de Mosquera en las cuestas de Navacerrada y se lleva el primer maillot rojo. Ezequiel se queda la etapa

Los tres kilómetros de cemento que llevan hasta la Bola del Mundo devolvieron la Vuelta al siglo pasado. A los tiempos de carreteras sin asfaltar con dos hombres solos luchando por la gloria. Vincenzo Nibali la tenía agarrada. Ezequiel Mosquera necesitaba salir a por ella. Lo hizo y esos tres kilómetros vieron morir y resucitar al italiano. Se retorcía sobre el sillín mientras Mosquera se levantaba con agilidad sobre la bicicleta. Dos velocidades. Necesidades diferentes.
Ezequiel tenía las fuerzas y las ganas de estrenar hoy por la mañana la bicicleta roja que su equipo tenía preparada desde el viernes por la noche. La que hace juego con el maillot de líder que todavía aspiraba a conseguir. 50 segundos le separaban de la gloria. 42, ahora. Necesitaba espacio para hacer daño. Kilómetros de desgaste para aprovechar esas cuestas que el italiano desconocía. Cinco quedaban para el final cuando el gallego no se aguantó más al lado del líder.
«Esperaba que saltara alguien antes, gente como Sastre, pero no lo hizo. Al final saltó Frank Schleck, tensó mucho la carrera y me ayudó bastante», explica Mosquera. El ataque del luxemburgués dejó a los héroes solos. Nibali había perdido a Kreuziger, reventado, y él solo tenía que encargarse de perseguir a Mosquera.
La carretera los dejó solos para que la gloria decidiera. Dieciséis segundos de ventaja llegó a tener Mosquera en los peores momentos del italiano. Pero la obligación de atacar pronto para alcanzar el maillot rojo se volvió en contra de Mosquera. «Se me ha hecho largo el final. Me ha faltado desarrollo. En entrenamientos lo he subido bien, pero hoy no era suficiente», explica el gallego.
Ezequiel tenía referencias que terminaron siendo inservibles. Nibali no conocía el puerto. «Lo había visto en el ordenador esta mañana con mi director», aclara. «No lo conocía, pero tampoco conocía nada de esta Vuelta», dice. Nibali se maneja con la inconsciencia de los jóvenes o de los superdotados. Algo de las dos cosas tiene el italiano.
Supo aguantar la embestida de Ezequiel sin ponerse nervioso. «He seguido a mi ritmo, guardando un poco para el final. Sabía que lo más difícil eran los últimos tres kilómetros y que había que estar cerca de Mosquera», explica. Le perdió un momento de vista, pero llegó a la meta pegado a su espalda. Luego, se encontraron con la meta de repente y no disputaron al esprint. «Si me la ha regalado, muchas gracias», dice el ciclista del Xacobeo. «No he podido ganar la Vuelta, pero por fin he ganado una etapa», decía tan feliz. La primera en la Vuelta. Una victoria con mensaje. «Se la dedico a Igor Antón. Le dije que si ganaba lo haría», cuenta. Y también para ese niño que espera para marzo. Todo con una sonrisa. Porque así encaja las derrotas Ezequiel. El gallego ha descubierto al mundo la sonrisa del perdedor.



Clasificaciones
20ª etapa, San Martín de Valdeiglesias-Bola del Mundo, 172 km
1. Ezequiel Mosquera (Esp/Xacobeo) 4:45:28
2. Vincenzo Nibali (Ita/Liquigas-Doimo) a 1''
3. Joaquín Rodríguez (Esp/Team Katusha) a 23''

Clasificación general
1. Vincenzo Nibali (Ita/Liquigas) 71h.47:06
2. Ezequiel Mosquera (Esp/Xacobeo) a 38''
3. Peter Velits (Esq/Team HTC-Columbia) a 3:02
4. Joaquín Rodríguez (Esp/Team Katusha) a 4:23
5. Frank Schleck (Lux/Team Saxo Bank) a 4:43

Regularidad
1. Mark Cavendish (Gbr/Columbia) 136 puntos

Montaña
1. David Moncoutié (Fra/Cofidis) 51 puntos

Combinada
1. Vincenzo Nibali (Ita/Liquigas-Doimo) 9 puntos

Equipos
1. Team Katusha 255h.40:44