El Athletic se queda corto (2-1)

Los rojiblancos caen en Moscú después de dominar en la primera parte y sufrir mucho tras el descanso

El Athletic pudo sentenciar la eliminatoria en Moscú y también existió la posibilidad de que su clasificación para la siguiente ronda quedase muy en entredicho tras el primer partido. Los rojiblancos dominaron al Lokomotiv en una buena primera mitad, en la que ni la nieve que tapaba el césped del Luzhniki impidió que los «leones» se sintieran cómodos bajo el temporal. Después, tras el descanso, se intercambiaron los papeles, y fueron los rusos los que tuvieron la opción de darle un golpe a la eliminatoria.

Con la posesión de balón de su parte, este Athletic de Bielsa es feliz en cualquier parte. No importa si el partido es en Moscú o en Bilbao, porque si son ellos los que tienen la pelota y la mueven rápido, los espacios y las ocasiones llegan. Como la de Fernando Llorente en un remate de cabeza sin oposición en el que no encontró el objetivo. El que sí acertó fue Muniain después de un buen control dentro del área y un extraordinario eslalon de Susaeta por la banda derecha. El futbolista del Athletic combinó potencia y clase para recorrer cuarenta metros y dejar atrás a varios defensas, antes de levantar la cabeza y poner a su compañero solo ante Guilherme. El resto del trabajo que tuvo el guardameta local antes del descanso lo solventó bien, igual que Iraizoz, que no estuvo precisamente de vacaciones.

La energía de Maicon y la movilidad de Caicedo acabaron dando fruto en forma de merecida remontada que arrancó con un riguroso penalti. Para entonces, y a pesar de que la queja al árbitro puede ser justa, los «leones» habían caído en la trampa de su enemigo y sufrían cada minuto. Puede que el técnico ruso tocara las teclas adecuadas, o que la obsesión de Bielsa por un once fijo, dejase a los suyos con la batería baja. Lo cierto es que el marcador se dio la vuelta y hará falta una victoria en San Mamés para poder visitar Old Trafford en octavos.