Antoni Gaudí podría ser beatificado en junio de 2016

Antoni Gaudí murió con fama de santidad. Los testimonios sobre su devoción y el impacto en las personas que lo conocieron fue tan grande que incluso la Santa Sede permitió que le enterrasen en una iglesia, en la cripta de su Sagrada Familia, a pesar de ser laico.

La Sagrada Familia fue el proyecto último de Antoni Gaudí, donde quiso plasmar toda su devoción cristiana y amor por la Iglesia
La Sagrada Familia fue el proyecto último de Antoni Gaudí, donde quiso plasmar toda su devoción cristiana y amor por la Iglesia

Esta fama podría desembocar, finalmente, en su beatificación en junio de 2016, coincidiendo con el 90 aniversario de la muerte del arquitecto. «Vivió una vida comandadada por las virtudes heroicas cristianas, y en mi familia siempre hemos vivido una gran devoción por él», señaló ayer Lluis Bonet i Armengol, rector de la parroquia de la Sagrada Familia, flanqueado por su biógrafo, Josep M. Tarragona, y el arquitecto Josep Maria Almuzara. Bonet reza todos los días en la tumba de Gaudí. Su padre era uno de los colaboradores del arquitecto y de él heredó su respeto y devoción por él.

En 1992, Bonet formó junto a otros cuatro miembros la Asociación Probeatificación de Gaudí y desde entonces se han volcado en la tarea de conseguir el reconocimiento de «venerable» para el arquitecto de la catedral de los pobres. «En este tiempo no hemos encontrado ningún impedimento, más bien al contrario, pero son procesos complejos, que necesitan mucho trabajo. Gaudí siempre decía que "mi cliente no tiene prisa". Nosotros también nos acogemos a esta frase», señaló.


Un posible milagro en Reus
El proceso está abierto ahora en Roma, en la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano, a cargo de la postuladora Silvia Correale. El tribunal ha de determinar si ha existido algún hecho milagroso relacionado con Gaudí según el derecho de Roma.
Entre los dos casos presentados, el de Ramon Amargant, de Canet de Mar (Barcelona), que afirmaba que Gaudí le había ayudado a curar una úlcera sangrante, ha sido denegado. Sin embargo, el de Montserrat Barenys, residente de Reus, que afirma haber recuperado la vista gracias a su devoción a Gaudí, parece que será aceptada, según comentaron desde la asociación. Paralelamente, se enviará al tribunal la «positio», una biografía detallada de más de 1.200 páginas en la que se recogen testimonios de personas que conocieron a Gaudí y certificaron su santidad. «Son miles. Gaudí conoció a muchas personas y en su muerte su fama de santidad era muy grande. Todavía hemos de acabar el trabajo y que Roma lo estudie, pero creemos que en seis años puede haber una resolución», aseguró Josep Maria Tarragona, autor del informe.

La visita del Papa a la Sagrada Familia el 7 de noviembre sólo puede ayudar a acelerar estos trámites, según aseguraron los miembros de la asociación, que esperar celebrar pronto la santidad de Gaudí.