La Familia Real al completo acude a la comunión de Miguel Urdangarín

Arropado por los suyos, Miguel Urdangarín celebró ayer su Primera Comunión oficiada por monseñor Juan del Río

nino
nino

Era la quinta comunión de un nieto de los Reyes, pero el escenario elegido para la liturgia fue distinto al de sus predecesores. Por primera vez desde mayo de 1975, los jardines de la Zarzuela volvieron a vestirse para que un miembro de la Familia Real celebrase este sacramento. Si por aquel entonces la ceremonia tenía como protagonista al Príncipe Felipe, ayer le tocó a su ahijado, Miguel Urdangarín. El oficio religioso se celebró al mediodía ante la capilla del palacio y fue presidido por el arzobispo castrense de España, monseñor Juan del Río. Aunque, desde hace un par de años, la Infanta Cristina y su esposo Iñaki Urdangarín fijaron su residencia en Washington, quisieron celebrar la Primera Comunión de su tercer hijo en el Palacio de la Zarzuela para poder estar acompañados de los suyos en una cita tan especial. De hecho, todos los miembros de la Familia Real arroparon al hijo de los Duques de Palma en su día. También figuraban entre los invitados las hermanas del Rey, el Infante Don Carlos y la Princesa Alexia de Grecia, con sus hijos, entre otros familiares de Don Juan Carlos y Doña Sofía. Asimismo, asistió una amplia representación de los Urdangarín y amigos del colegio de Miguel de la época en la que residía en Barcelona. Tras la ceremonia, los asistentes disfrutaron de un aperitivo seguido de un almuerzo.

Allí también se bautizó
Los Reyes, muy emocionados, se deshicieron en arrumacos con el pequeño y, en las fotografías de grupo, Don Juan Carlos no apartó la mano del hombro de su nieto. Miguel, vestido con un blazer negro y pantalones beige, fue el protagonista de la jornada. Sobre la camisa blanca y la corbata azul llevaba un colgante con una cruz.

El tercer hijo de los Duques de Palma nació en Barcelona el 30 de abril de 2002 y fue bautizado en La Zarzuela, al igual que los otros siete nietos de los Reyes. La ceremonia se celebró casi dos meses después de su alumbramiento y estuvo oficiada por el cardenal Antonio María Rouco Varela. Los padrinos fueron sus tíos el Príncipe de Asturias y Lucía Urdangarín, que ayer posaron junto a su ahijado en una de las fotografías difundidas por la Casa Real. Tras la ceremonia, Don Felipe voló a Londres para asistir a la final de la Champions que enfrentó al Barcelona con el Manchester.